Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cosidó se escuda en que la 'brigada política' se reunía con Fernández Díaz sin informarle

El ex director general de la Policía asegura que él y el ministro mantenían una relación simplemente "jerárquica"

El ex director general de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó, en una imagen de 2015.

El ex director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha acudido este martes a la comisión de investigación sobre la utilización partidista de la policía durante el mandato de Jorge Fernández Díaz con el objetivo claro de marcar distancias desde el primer momento con el que era su superior "jerárquico", el ministro Jorge Fernández Díaz. Cosidó, en cuya primera intervención se ha limitado a detallar una a unas las cifras de la lucha de la policía contra la delincuencia organizada, el terrorismo y la violencia de género, ha terminado admitiendo a preguntas de los diputados que sabía que su número dos y señalado como presunto integrante de la llamada brigada política, el comisario Eugenio Pino, despachaba a menudo con el ministro y que no le informaba del contenido de dichos encuentros.

El hoy senador ha asegurado que su relación con Fernández Díaz, pese a conocerse de la etapa de ambos como diputados, no pasaba de ser la de jefe y subordinado, y que en ningún momento estaba al tanto de la agenda del ministro ni con quién se reunía. En este sentido, ha recalcado que él se enteró de la existencia del encuentro del ministro con el jefe de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso, cuando se publicaron las grabaciones de dicha reunión en los medios de comunicación. "Mi trabajo era otro, no escuchar conversaciones de otras personas", ha asegurado.

Cosidó también ha negado que conociera la existencia de ninguna Operación Cataluña dirigida a investigar a líderes del soberanismo, y ha defendido que la única actividad de sus subordinados en esta comunidad autónoma fueron cientos de actuaciones contra el crimen organizado y el terrorismo yihadista. Sobre la existencia de informes de la UDEF con referencias a supuestas cuentas en el extranjeros de Artur Mas y Xavier Trias, el ex máximo responsable de la Policía se ha escudado en que a él no se le informaba de estas pesquisas, ya que los agentes están obligados por la ley a comunicar únicamente de sus gestiones a jueces y fiscales. "Esos informes no pasan por el despacho del director general", ha señalado.

En este sentido, el portavoz del PSOE en la comisión, Antonio Trevín, le ha preguntado de manera insistente si él autorizó que se pagaran con fondos públicos el viaje de uno de los presuntos integrantes de la policía política a Suiza a recoger información sobre la supuesta cuenta de Trias y si dio el visto bueno a que los comisarios José Luis Olivera y Marcelino Martín Blas, que no participaban directamente en la investigación sobre las finanzas de Convergencia, acudieran a Barcelona a pedir a la Fiscalía Anticorrupción el registro de la sede de este partido. En el primer caso, Cosidó ha evitado contestar alegando que él autorizaba "muchísimos viajes" al extranjero de agentes. Sobre el segundo, ha esgrimido dicha actuación entraba "dentro de la normalidad" y que no tenía "por qué entrometerme".

El ex director general de la Policía también ha marcado distancias con el comisario jubilado José Villajero, también señalado como integrante de la brigada política, y con la medalla pensionada que durante su mandato se le concedió supuestamente por su participación en dicha operación Cataluña. Para ello, ha detallado el proceso que se sigue para otorgar estas condecoraciones y ha dejado claro que la última palabra sobre la misma la tuvo el ministro Fernández Díaz. De hecho, ha recalcado que en los cinco años que estuvo al frente de la Policía nunca despachó personalmente con el comisario Villarejo aunque el mismo estaba destinado en el equipo de su número dos.

Cosidó, al que los diputados han acusado de presentarse ante la comisión como alguien que "nunca se ocupaba de nada", también ha evitado apoyar abiertamente el polémico informe PISA que recogía supuestas irregularidades en la financiación de Podemos. De hecho, ha esquivado las preguntas del representante de este partido, Rafael Mayoral -que le ha entregado una copia del mismo- sobre si el mismo presentaba las "características técnicas" que acompañan todos los documentos oficiales de la Policía. "No supervisaba el contenido ni la forma de los informes", ha asegurado. Sobre quien encargó el mismo, ha señalado a su número 2, el comisario Eugenio Pino, el mismo que se reunía con el ministro del Interior sin informarle.

Más información