Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Soledad Becerril renuncia a continuar como Defensora del Pueblo

Fernández Marugán, exdiputado socialista y adjunto a la exministra, se quedará al frente de la institución

Ana Pastor y Soledad Becerril, en el Congreso de los diputados.

Soledad Becerril, de 72 años, ha decidido renunciar a permanecer como Defensora del Pueblo, según han confirmado a EL PAÍS fuentes de la institución y del entorno de la exdiputada del PP. La máxima responsable del organismo, que ocupaba el cargo desde 2012, tiene previsto anunciar su marcha este martes, durante una rueda de prensa convocada al mediodía. El próximo 21 de julio se cumplen los cinco años de su mandato y se quedará al cargo su adjunto, Francisco Fernández Marugán. Hasta que tres quintas partes de las Cortes propongan y aprueben un sustituto, primero en comisión y luego en pleno, según explican las mismas fuentes.

Becerril (Madrid, 1944), que ha pasado por las filas de UCD y PP, ha sido la primera mujer en ocupar el cargo de Defensora del Pueblo. Antes también se había convertido en la primera ministra de la actual etapa democrática y la segunda de toda la historia de España, después de asumir la cartera de Cultura en 1981, con Leopoldo Calvo Sotelo como presidente del Ejecutivo. Durante seis legislaturas ha ocupado un sillón en las Cortes: cinco en el Congreso, donde llegó a ser vicepresidenta de la Cámara; y otra en el Senado. Además, fue alcaldesa de Sevilla entre 1995 y 1999. Es licenciada en Filosofía y Letras por la Universidad Complutense de Madrid.

La exministra llegó al Defensor del Pueblo después de que PP y PSOE pactaran el desbloqueo institucional que se sucedía desde hace meses. En 2012, hacía ya dos años que Enrique Múgica (socialista, pero propuesto por un Ejecutivo popular) había cesado en el cargo y lo ocupaba María Luisa Cava de Llano de forma interina. Entonces, el Gobierno acordó con el principal partido de la oposición que Becerril se pusiera al frente de la institución y que Fernández Marugán, un histórico diputado del PSOE que se había quedado fuera del Congreso en las elecciones de 2011, fuese su adjunto.