Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manuela Carmena remarca su distancia con la cúpula de Podemos

La alcaldesa da su apoyo a los presos políticos venezolanos y quiere tutelar su sucesión

La distancia entre la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y el partido que la aupó a la alcaldía, Podemos, se ha agrandado en las últimas horas a cuenta de dos asuntos de relevancia: el posicionamiento sobre el Gobierno de Venezuela y la propia sucesión de la regidora. Mientras Podemos nunca ha condenado la existencia de presos políticos en Venezuela, la alcaldesa recibió ayer a los familiares del opositor Leopoldo López y anunció un acto de apoyo a los encarcelados. En paralelo, Podemos y la regidora mantienen un pulso por el candidato a sucederla. Pablo Iglesias quiere que sea el exJEMAD Julio Rodríguez.

La portavoz socialista, Purificación Causapié; el portavoz del PP, José Luis Martínez Almeida; Antonieta Mendoza; la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena; Leopoldo López; la portavoz de Ciudadanos Begoña Villacís; y la portavoz del Ayuntamiento, Rita Maestre.

Manuela Carmena demostró ayer su independencia y cada vez mayor distancia respecto de la dirección de Podemos con un movimiento político de impacto en el entorno del partido de Pablo Iglesias. La alcaldesa de Madrid recibió en la sede del Ayuntamiento a los padres de Leopoldo López, el líder opositor al gobierno de Nicolás Maduro encarcelado desde 2014, a quien la portavoz del consistorio, Rita Maestre, calificó sin “ninguna duda” como un “preso político”. La regidora asumió, además, el compromiso de celebrar un “acto público” en apoyo a la democracia y los derechos humanos en Venezuela. Podemos, en cambio, nunca ha condenado la existencia de presos políticos en ese país, y se ha negado a apoyar en el Congreso varias declaraciones institucionales en ese sentido.

Al desmarque de Carmena se añade también el de la portavoz municipal, Rita Maestre, la primera dirigente de relevancia de Podemos que se pronuncia a favor de la liberación de los presos políticos venezolanos. Maestre, miembro de la dirección nacional de Podemos, es uno de los cuadros más cercanos al exnúmero dos Íñigo Errejón. La declaración de la portavoz, tras la reunión con los familiares de López, fue contundente, aunque hablara en nombre de la alcaldía: “En el caso de López no hay ninguna duda: es una detención arbitraria condenable, y por lo tanto se pide de forma explícita y repetida la liberación de lo que entendemos es un preso político”, afirmó. El pasado mes de febrero, el Gobierno de Ahora Madrid se dividió en una votación en el Pleno sobre la invitación de los familiares de los presos políticos venezolanos. Carmena votó a favor, mientras los concejales de Podemos se abstuvieron y los de IU y Ganemos —socios de la coalición— votaron en contra.

El acto de apoyo a los derechos humanos en Venezuela podría celebrarse esta misma semana, avanzó Maestre. “Vamos a pensar algún tipo de acto o declaración pública de los concejales que tenga más visibilidad. (...) Se trataría de buscar un cauce efectivo para avanzar en la protección de los derechos fundamentales en Venezuela y en la recuperación de las libertades y de los espacios democráticos”, explicó. Carmena, que recibió hace un mes al colectivo Comité de Víctimas de la Guarimba, afín al chavismo, había solicitado a los familiares de López un dossier completo sobre las condiciones de encarcelamiento del opositor y sobre el posicionamiento de las organizaciones internacionales respecto de su caso.

Julio Rodríguez, la apuesta para el Ayuntamiento

El Ayuntamiento de Madrid es una plaza clave para Podemos en cuanto es uno de sus mayores estandartes de gestión pública, y por lo tanto su candidato en las elecciones de 2019 cobra la máxima relevancia. La intención de la cúpula de Podemos de que el general Julio Rodríguez sea el candidato para las elecciones no reviste formalidad —de momento solo se ha tratado en conversaciones informales de la dirección— y tampoco se ha tratado con la alcaldesa ni con los socios de la coalición Ahora Madrid. La apuesta de Podemos por Rodríguez, adelantada por El Independiente, se ha visualizado en su promoción cada vez más destacada como portavoz en los medios de comunicación —ha sustituido a Íñigo Errejón en la tertulia de Hora 25— y en distintos actos del partido en la Comunidad de Madrid. El pasado 2 de mayo, en el acto de Podemos del día de la comunidad, Pablo Iglesias dejó entrever sus planes al augurar que Rodríguez estaba llamado a asumir “grandes tareas” en el partido.

El general, de 68 años, es un perfil de edad similar al de la alcaldesa Manuela Carmena (de 73 años) y también aporta experiencia de Gobierno, tras su labor como jefe del Estado Mayor de la Defensa desde 2008 hasta 2011, bajo la presidencia de José Luis Rodríguez Zapatero. Rodríguez, miembro de la dirección de Podemos y del Gobierno en la sombra de Pablo Iglesias, no consiguió ser elegido diputado, a pesar de que lo intentó en las dos últimas elecciones generales, de 2015 y 2016, por distintas circunscripciones.

La sucesión de la alcaldesa amenaza además con suponer otro motivo de conflicto entre la propia Carmena y la dirección de Podemos, en tanto en que ambos defienden su voluntad de decidir el candidato. El general Julio Rodríguez es la apuesta de la cúpula del partido de Pablo Iglesias para ser el candidato al Ayuntamiento de Madrid en 2019, según confirmaron ayer a EL PAÍS fuentes de la máxima solvencia. El partido ha comenzado a promocionar al exJEMAD en distintos foros madrileños y medios de comunicación, con el objetivo de prepararle para suceder a Carmena, que ha manifestado su intención de no presentarse de nuevo. En declaraciones a la Cadena SER, Rodríguez afirmó anoche que "no pasa por su cabeza" postularse como candidato, ya que vive bajo la filosofía del "carpe diem", por lo que no se plantea objetivos para dentro de dos años. El general pidió a Carmena que se replantee repetir.

Ahora bien, la alcaldesa avisó de que quiere “tutelar” su sucesión —esto es, participar en la decisión del candidato o candidata que recoja su testigo—, y la dirección de Podemos no la ha informado todavía de su intención con Rodríguez. La incógnita es si Carmena dará su aprobación al general que propone Podemos, pero fuentes de su entorno dejan entrever que a priori no le parece la mejor opción. “Se tienen que valorar otros candidatos”, aseguran en el círculo cercano a la alcaldesa, donde se remarca que el candidato debería cumplir dos requisitos: tener “solvencia institucional”, pero también “reflejar todas las sensibilidades políticas del electorado de Ahora Madrid”.

Pero aunque Carmena no quisiera a Rodríguez, el partido de Iglesias advierte de que en el Ayuntamiento de Madrid no cabe hablar de “sucesión” en tanto que el Consistorio “no es una monarquía” y que, en caso de desacuerdo, serán las primarias las que decidan. Iglesias, en todo caso, apoyaría a Carmena si decidiera presentarse de nuevo.