Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias confía en acorralar a Sánchez ofreciéndole un acuerdo

“El proyecto de Sánchez es aniquilarnos”, dice el partido de Iglesias

Pablo Iglesias en la segunda sesión del debate de enmiendas al proyecto presupuestario de 2017 en el pleno del Congreso.
Pablo Iglesias en la segunda sesión del debate de enmiendas al proyecto presupuestario de 2017 en el pleno del Congreso. EFE

Podemos no va a dar tregua a Pedro Sánchez. El partido de Pablo Iglesias ve como un “freno” para sus intereses la victoria del nuevo líder socialista, del que no se fía, y no le dará respiro. La estrategia es “tensionar” el conflicto en el seno del PSOE, entre el supuesto polo más conservador y el que lidera Sánchez, con el fin de hacerlo aflorar. Esta táctica fue patente el día después de las primarias socialistas, cuando Iglesias ofreció a Sánchez retirar su moción de censura contra Mariano Rajoy si el PSOE presentaba una propia.

La moción es uno de los instrumentos que utilizará el partido para tratar de “crear contradicciones” en el PSOE, una intención que reconoció Iglesias en su discurso ante la dirección el pasado 20 de mayo. En las primeras dos semanas de liderazgo de Sánchez, Podemos ha insistido en ofrecerle su apoyo si se decide a presentar esa iniciativa parlamentaria.

El punto débil que Podemos detecta en su adversario en la izquierda es lo que llama la “batalla irresuelta” en el PSOE, “su paradoja entre ser régimen y ser alternativa”. Por ahí le atacará. “Debemos por ello saber aprovechar ese escenario para tensionarlo y no permitir que pueda desarrollar una estrategia capaz de consolidar un escenario a medio plazo favorable a sus intereses, que les permita desarrollar una estrategia envolvente contra Unidos Podemos y las confluencias”, señala un documento interno del partido que traza su estrategia tras la victoria de Sánchez.

Podemos cree que puede acorralar al líder del PSOE ofreciéndole un acuerdo, porque auguran que, si Sánchez intenta un acercamiento para formar una alternativa de Gobierno al PP, su oposición interna no se lo permitirá; y si no lo intenta, Podemos aprovecharía para señalarlo.

La dirección, en todo caso, no se fía de Sánchez, y duda de que su intención a futuro sea realmente entenderse con Podemos. “Conviene no olvidar que el proyecto de Pedro Sánchez ha sido siempre jugar con los tiempos políticos para intentar aniquilarnos como alternativa de Gobierno [y] consolidar con solvencia la hegemonía en el espacio de la izquierda”, dice el análisis de la dirección. El partido de Pablo Iglesias cree que Sánchez podría intentar buscar un acuerdo para una futura moción de censura con el PNV e incluso Ciudadanos con el objetivo de generar un escenario favorable a sus intereses para un adelanto electoral. El PSOE podría entonces tratar de instalar el relato de que, mientras Podemos plantea mociones sin recorrido, los socialistas negocian con seriedad para sacar al PP del Gobierno.

Tras dos semanas de mano tendida, Iglesias elevó el tono contra el nuevo líder del PSOE el pasado viernes, después de que este dijera sentirse muy próximo a los votantes de Podemos. “Celebro que esté más cerca de nosotros que del PP y Ciudadanos, que por desgracia es lo que han demostrado hasta ahora”.

Más información