Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La huelga de examinadores de la DGT deja 7.000 pruebas suspendidas, según los sindicatos

Los trabajadores de la DGT convocan una primera jornada de paros, que prevén retomar en dos semanas

Los examinadores deTráfico, durante una concentración, en una imagen de archivo.

Los pitos y los gritos han resonado este viernes ante la sede madrileña de la Secretaría de Estado de la Función Pública. Allí, este mediodía, se han concentrado más de 150 examinadores de la DGT, que se han sumado a la jornada de huelga convocada por los sindicatos para reclamar el reconocimiento de un complemento económico que pactaron en 2015 con Tráfico. "Un acuerdo que se cerró después de otra serie de parones y que se está incumpliendo casi en su totalidad", ha denunciado Joaquín Jiménez, presidente de la Asociación de Examinadores de Tráfico (Asextra). Este colectivo, junto a CSIF, ha asegurado que las movilizaciones de esta mañana han tenido como resultado la suspensión de más de 7.000 pruebas prácticas para obtener el carné en toda España.

"En Madrid, no se ha hecho ningún examen práctico", ha apostillado Juan Carlos Aedo, representante de CSIF, que ha remachado: "La huelga es lo último que queremos. Sabemos que les hacemos mucho daño a las autoescuelas pequeñas. Pero, no nos queda otra después de agotar todas las vías". Según los sindicatos, el seguimiento del parón ha ascendido este viernes al 90%. Los trabajadores tienen previsto, si no obtienen respuesta de la Administración, retomar las movilizaciones a partir del próximo 19 de junio.

Los sindicatos firmaron en octubre de 2015 un acuerdo con la DGT, que preveía una mejora de sus complementos retributivos. Ese pacto debía aprobarlo posteriormente la Comisión Ejecutiva de la Comisión Interministerial de Retribuciones (CECIR), dependiente del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. "Han pasado dos años y aún no se ha plasmado en la realidad", ha subrayado un portavoz de CSIF, que también ha denunciado la falta de examinadores.

El propio ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, admitió en el Parlamento que se requerían 176 trabajadores más para cubrir adecuadamente la demanda. Según la DGT, actualmente se cuenta con unos 750. Aunque los sindicatos afirman que solo 630 se encuentran activos. "Sufrimos agresiones verbales y psicológicas. Y nos pasamos siete horas metidos en el cubículo de un coche", ha concluido Jiménez.