Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un excoronel afronta nueve años de cárcel por cobrar ‘mordidas’ del narco

La fiscalía pide para el exmando de la Guardia Civil en Granada una multa de seis millones

Un guardia civil traslada fardos de una operación antidroga en 2013.
Un guardia civil traslada fardos de una operación antidroga en 2013.

La Fiscalía de Granada pide nueve años de cárcel y seis millones de multa para el excoronel de la Guardia Civil Francisco García Santaella por cobrar mordidas de los narcos cuando dirigía la unidad antidrogas en esta provincia andaluza. El ex alto mando está procesado por cohecho y un delito contra la salud pública por concertarse con un narco español y otro marroquí para permitir la entrada de alijos de hachís en la zona de Motril a cambio de 120.000 euros por cada una de las dos operaciones que supuestamente coordinó Santaella para permitir su entrada en la Península sin ser interceptados.

El fiscal acusa asimismo a los presuntos narcos David García y Rachid Zahiri y les pide cinco años de cárcel más otra multa de seis millones de euros, pero en cambio exculpa al exjefe de Asuntos Internos y coronel Francisco Ortiz Clavero, imputado por encubrimiento durante la instrucción, y que barajó indicios delictivos en tres ocasiones (1990, 2006 y 2008) contra García Santaella, pero evitó denunciarle.

En su escrito de acusación, el fiscal detalla que García Santaella, "acuciado por las sospechas de los agentes a sus órdenes", acordó la realización de una entrada de sustancias estupefacientes que debía considerarse la tercera fase de una operación" que se llevaría a cabo en 2006. Tras el alijo de los narcos, el excoronel escoltó a la furgoneta que había trasladado la droga hasta un chalé adosado en Motril. La Guardia Civil intervino la droga, pero no se detuvo a García Moreno y Zahiri, que entregaron 120.000 euros al alto mando en su propio despacho de la Comandancia de Granada "como pago de su intervención en las operaciones, de aseguramiento de entrada de droga en territorio nacional para su posterior transporte, distribución y venta".

Días más tarde, según el escrito del fiscal Alfredo Wilhelmi, el excoronel del Instituto Armado entregó al narco "cuatro fardos de unos 25 kilos de peso con 100 kilos de hachís cada uno", por lo que este recibió 50.000 euros por parte de García Moreno. En paralelo, García Santaella entregó a otro narco tres o cuatro fardos de hachís, a cambio de 40.000 euros.

La Fiscalía de Granada pide que en el juicio declaren 18 guardias civiles como testigos, además del coronel Ortiz Clavero para aclarar aspectos controvertidos de su labor como jefe de Asuntos Internos. La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) está personada asimismo en el caso y aún no ha presentado su escrito de petición al juez.

Más información