Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puentes para los refugiados

Más de 200 personas se concentran en 14 ciudades para exigir al Gobierno que cumpla con la cuota de acogida de asilados a la que se comprometió

Los concentrados ante el madrileño Puente de Toledo, este domingo.
Los concentrados ante el madrileño Puente de Toledo, este domingo.

En la Europa de las vallas de Hungría, Ceuta y Melilla; en la Europa que observa cómo se ahogan miles de personas frente a sus costas; en la Europa de las promesas gubernamentales que se esfuman con el paso de los días; más de 200 personas se han concentrado este domingo en puentes de 14 ciudades de España para pedir, precisamente, "que se tiendan puentes para los refugiados". "Exigimos al Ejecutivo que abra vías seguras para los asilados", ha afirmado Jaime Pons, del Servicio Jesuita a Migrantes (SJM), junto al madrileño Puente de Toledo. Aquí, cinco ONG han organizado una recogida de firmas para pedir al equipo de Mariano Rajoy que "cumpla" con las cuotas a las que se comprometió.

El Gobierno del PP pactó con la UE que, antes de septiembre de 2017, acogería a 17.337 refugiados a través de los programas de reubicación y reasentamiento. Ese acuerdo se selló en septiembre de 2015 y, desde entonces, España solo ha recibido a 1.304 asilados: el 7,5% del total. Y faltan apenas tres meses para que acabe el plazo. "La frontera más dura es la de la 'No acogida", recalca David Saiz, burgalés, que se ha sumado este domingo a la campaña de los colectivos humanitarios. Una iniciativa que se ha repetido en puentes de Sevilla, Málaga, Bilbao, Barcelona y Valencia, entre otras localidades.

"Basta de excusas, es el momento de actuar", le han reprochado también al Ejecutivo más de 150 ONG, partidos políticos, plataformas civiles e instituciones públicas que se han sumado ya a la campaña #Venid Ya: como la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), agrupaciones autonómicas de Izquierda Unida (IU), las Juventudes de Esquerra Republicana o el Ayuntamiento de Barcelona. Esta iniciativa de "presión" consiste en un reloj que muestra una cuenta atrás con el tiempo que falta para que acabe el tiempo pactado con Bruselas.

Los participantes en la iniciativa del SJM, en Sevilla.
Los participantes en la iniciativa del SJM, en Sevilla.