Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Resuelto el misterio del gran golpe del trigo: así se robaron las 1.000 toneladas de cereal

La Guardia Civil ha detenido a dos hombres como supuestos autores del delito cometido hace dos semanas en la provincia de Valladolid

Un agente de la Guardia Civil recoge muestras de una parte del trigo robado.

Dos semanas han sido suficientes para que la Guardia Civil esclareciera uno de los robos más misteriosos de los últimos tiempos sucedidos en la provincia de Valladolid: el pasado 13 de mayo varios empleados de la cooperativa ACOR descubrieron que les habían sustraído más de 900.000 kilos de trigo en una nave que la empresa tiene alquilada en la localidad de Mojados. Los agentes, en el marco de la Operación SILO, han detenido en Zamora a dos hombres, de 57 y 42 años de edad, por el robo de 909 toneladas de dicho cereal valoradas en 241.000 euros. Se les acusa de delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico, y de robo con fuerza.

Las autoridades, tras preguntar a varios vecinos de la zona, consiguieron identificar a uno de los clientes que había acudido a la nave a sustraer el cereal con camiones durante varios días seguidos. Una empresa harinera de Benavente había comprado el trigo, transformándolo después en harina, por un importe inferior al precio de mercado (unos 100.000 euros) a otra empresa radicada en Aguilar de Campoo (Palencia), según recoge una nota de prensa publicada por el instituto armado.

La Guardia Civil detuvo al gerente de esta última por no haber acreditado de forma conveniente la compra del cereal, cantidad que ascendió a 78.000 euros. Esta persona, que ejerció de intermediario, se lucró con dicha transacción al percibir unos 23.000 euros. El detenido ha declarado que la persona que gestionó el gran golpe es un vecino de Mojados, aún en paradero desconocido. Este poseía las llaves de la nave debido a que había sido el propietario de la misma tiempo atrás. La venta del grano se llevó a cabo a través de una persona que puso en contacto al vendedor con la empresa de Aguilar de Campoo, dedicada a la compraventa de cereal, siendo detenido por un delito de robo en la figura de cooperador necesario.

Según declaró a EL PAÍS el director de Servicios Agronómicos y de Cultivos de la cooperativa, Esteban Sanz, "nunca" habíamos sufrido un robo de tales dimensiones. En conversación telefónica con EL PAÍS, Sanz ha agradecido este viernes la rápida actuación de la Guardia Civil. "Si hubiéramos sospechado que alguien más tenía las llaves de la nave, habríamos cambiado las cerraduras lo más rápido posible". El día que se descubrió el robo, los agentes comprobaron que ningún acceso había sido forzado. "Una pena, la variante del cereal que guardábamos se denomina "trigo de fuerza", un grano de primera calidad", ha asegurado.

ACOR tiene alquiladas varias naves industriales por la zona donde guarda diversos tipos de cereal. El almacén está ubicado en la antigua nacional N-601 (la llamada carretera de Madrid), una vía transitada con frecuencia y a pocos kilómetros de la fábrica que la cooperativa tiene en Olmedo, en la provincia de Valladolid.

Más información