Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Orden de alejamiento contra una madre que cortó las venas a su hijo discapacitado

La mujer agredió a la víctima, de 33 años, e intentó después suicidarse, según los investigadores

Agentes de la Policía abandonan el edifico donde se produjo el supuesto intento de homicidio.
Agentes de la Policía abandonan el edifico donde se produjo el supuesto intento de homicidio. EFE

Los investigadores y el juez creen que Lucía Ascensión R. R. intentó matar a su hijo discapacitado, Jorge S. R., el pasado lunes en Teruel. Según un auto del instructor, la madre asestó varias cuchilladas en las muñecas a su víctima para cortarle las venas —llegándole a seccionar los tendones de la izquierda—, después de haberle suministrado medicamentos "en exceso" con la "clara intención" de quitarle la vida. "Existen indicios razonables y fundados para sostener que intentó acabar con su hijo impedido y especialmente vulnerable", subraya el escrito del magistrado, que ha dictado este jueves contra ella una orden de alejamiento de 200 metros respecto al agredido, de 33 años y que sufre ataxia, una enfermedad degenerativa que lo mantiene postrado en una silla de ruedas.

"A tenor de los hechos ocurridos, a la mujer se le imputa un posible delito de homicidio en grado de tentativa en el marco de la violencia doméstica", ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Aragón. Lucía, de 57 años, intentó suicidarse tras atacar a su hijo y trató de cortarse el cuello y las venas. Además, también ingirió los medicamentos que le había dado a Jorge. Ambos continúan ingresados en el hospital Obispo Polanco de la ciudad. Y el instructor no tiene previsto, de momento, tomarles declaración. "Hasta que los pertinentes informes médicos indiquen que se encuentran en condiciones de poder hacerlo", han subrayado fuentes judiciales.

El treintañero sufrió un shock hemorrágico tras las cuchilladas. "Debido a la abundante pérdida de sangre", indica el juez, que ha dictado la orden de alojamiento debido a la "probada potencialidad agresiva de la investigada" y para evitar que vuelva a intentar a atacar a su hijo. El magistrado también ha prohibido a la mujer que se comunique con su víctima por teléfono, carta, internet o "cualquier otra vía posible"; y ha solicitado a los familiares más cercanos de la víctima que notifiquen al juzgado quién se va a hacer cargo de él. "Ya que, en su defecto, deberá ser tutelado por los servicios sociales", remacha el Tribunal Superior de Justicia.