Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP acusa a Carmena de ser cómplice del desafío independentista catalán

Levy critica a la alcaldesa por permitir que Puigdemont dé una charla en el Ayuntamiento

Andrea Levy, durante su intervención en el Ayuntamiento. Ampliar foto
Andrea Levy, durante su intervención en el Ayuntamiento. EL PAÍS

"No en Cibeles". Representantes del PP y de Ciudadanos se han unido este viernes frente a una pancarta decorada con los colores de la bandera de España para denunciar en el Ayuntamiento de Madrid que Manuela Carmena, regidora de la capital, haya alquilado una sala del consistorio para que Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat, dicte una conferencia sobre el independentismo catalán el próximo lunes.

"He de lamentar que la alcaldesa de esta ciudad, Manuela Carmena, quiera ser cómplice del desafío independentista, que abra la puerta a los que nos quieren dividir y separar, a los que hacen el discurso del odio", ha criticado Andrea Levy, vicesecretaria de Estudios y Programas del PP, a la que han acompañado José Luis Martínez-Almeida, portavoz de su partido en el Ayuntamiento; Sergio Brabezo, de Ciudadanos; el dramaturgo Albert Boadella (que ha criticado la ausencia del PSOE); y representantes de la asociación antiindependentista Societat Civil Catalana (SCC).

En los últimos días, Carmena ha argumentado que quiere que el Ayuntamiento sea un espacio abierto a todas las sensibilidades, incluida la separatista catalana. Este lunes, la regidora defendió que "es estupendo" que el presidente catalán explique "su proyecto" desde el Ayuntamiento de la capital. A su vez, Puigdemont ya ha avanzado que acudirá a Madrid para lanzar un ultimátum al Gobierno de Mariano Rajoy y emplazarle a negociar un referéndum secesionista.

Todos los asistentes al acto de este viernes han criticado que el político catalán intervenga en el Ayuntamiento en lugar de hacerlo en el Senado (aprovechando su condición de presidente autonómico) o en el centro Blanquerna (vinculado a la Generalitat). 

"El nacionalismo es un simple accidente sexual", ha escrito Boadella sobre la pancarta que ha presidido el acto. "Viva España unida", ha firmado Alicia Sánchez Camacho, diputada nacional, integrante de la Mesa del Congreso y expresidenta del PP catalán. "Por la convivencia y la igualdad de todos", resaltaba la frase de Levy escrita en azul sobre los colores de la bandera española.

"Lamento profundamente que Manuela Carmena no haya aprendido nada de las instituciones europeas que están defendiendo la democracia: Mientras Puigdemont se encuentra allí las puertas cerradas, el Ayuntamiento de Madrid se las abre", ha dicho la integrante del consejo de dirección de Mariano Rajoy, que también ha criticado que "se ponga la alfombra roja" al líder independentista. "El discurso del Ayuntamiento de Madrid es el mismo que el de la Generalitat. No quieren espacios de diálogo, porque dialogar significa escuchar a los demás", ha añadido Levy, que ha identificado el independentismo de la Generalitat con "el populismo" de Ahora Madrid. "Gracias por oponeros al nacionalismo, por estar con el futuro, con la España de todos, y que el lunes, esta sala le recuerde a Puigdemont que aquí estamos los que creemos en la convivencia, en la libertad y en que España es la casa de todos".

"Esto no es un acto partidista, es un acto de resistencia a que el Ayuntamiento de Madrid se convierta en un altavoz del independentismo", ha argumentado durante su intervención Martínez-Almeida, portavoz del PP en el Ayuntamiento. "Reivindicamos el compromiso del PP con la Constitución de 1978. Queremos decirle a la señora alcaldesa, no en Cibeles, no en el Ayuntamiento, no en la casa de todos los madrileños", ha seguido. "Le pedimos a la alcaldesa que rectifique este gesto de complicidad del Ayuntamiento de Madrid. Lo que se pretende [con el referéndum de autodetermincación] es ilegal. No puede haber diálogo con quienes dicen que habrá un referéndum ilegal este año pase lo que pase en Cataluña".

El Ayuntamiento se ha llenado de aplausos. Se han enseñado, también, banderas de España. Puigdemont llega el lunes a la capital. Si el acto de este viernes sirve de termómetro, ya sabe lo que le espera: resistencia a su presencia y críticas a la alcaldesa Carmena por alquilarle un espacio para su conferencia.

Más información