Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ladrón fumador, descuidado… y cazado

Una huella dactilar en una cajetilla de tabaco conduce hasta una banda acusada de 47 robos en viviendas

Dinero en efectivo intervenido en la operación.
Dinero en efectivo intervenido en la operación.

Cuando los agentes de la Guardia Civil realizaron la inspección ocular en un domicilio de la zona del pantano de La Viñuela (Málaga), tras una denuncia por robo, encontraron un elemento que no les cuadraba. Había una cajetilla de tabaco en una casa donde no fumaba nadie. Sospechoso. El análisis del paquete permitió delimitar una huella dactilar y la identificación de uno de los supuestos ladrones. La prueba se convirtió en el origen de una investigación, bautizada como Lake, que ha permitido resolver 47 asaltos con fuerza en viviendas de seis provincias (Málaga, Almería, Granada, Jaén, Murcia y Burgos). Los cuatro últimos se han resuelto en las últimas 24 horas.

En este punto de la provincia malagueña se habían cometido nueve robos y el nivel de alarma social era alto. Fueron los primeros de una serie de oleadas en distintas zonas, a donde los integrantes de la banda se movían desde Roquetas de Mar (Almería), donde estaban asentados. Se desplazaban en vehículos robados, con placas de matrícula falsas, que incendiaban tras dar el golpe para no dejar pistas. Se ha detenido a nueve personas y los dos supuestos cabecillas, I. E. H. y M. R., son de nacionalidad marroquí. Están investigados por siete delitos, incluido pertenencia a organización criminal.

Para llegar a todos los sospechosos, los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Vélez-Málaga pidieron al juzgado instructor que autorizara “medidas excepcionales” que no suelen utilizarse en los delitos de robo, como las escuchas telefónicas. Los pinchazos también se concedieron en la Operación Noper, con siete detenidos por 20 robos en viviendas de Málaga, Granada y Córdoba. El coronel jefe de la Comandancia de Málaga, Jesús Esteban, ha agradecido este jueves “el esfuerzo” a los jueces y ha contado que el trabajo de sus agentes ha llegado tras “una reflexión” sobre cómo afrontar este tipo de delitos, los más numerosos en su día a día. “Casi, casi nos habíamos acostumbrado a que era una cosa asumible, como el colesterol; a que se roban casas porque las tienen que robar”, ha dicho.

Los integrantes de la banda desarticulada en la Operación Lake actuaron, en la mayoría de los robos, con los moradores de las viviendas dentro. Eran muy violentos y no dudaban en usar métodos “de intimidación”, en dos ocasiones, incluso amenazas, ha explicado el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz. El modus operandi de los miembros del grupo que caído en la Operación Noper (seis personas de nacionalidad rumana y un italiano, propietario de una joyería de Torremolinos) era distinto. Actuaban por la mañana y en días laborables, cuando sabían que los propietarios de las casas estaban fuera. En este caso, la pista que llevó a pensar que todos los asaltos eran obra de los mismos ladrones fue la forma de reventar los bombines de la cerradura de la puerta.

Televisiones, teléfonos móviles, joyas, relojes y dinero en efectivo forman parte del botín obtenido por los ladrones, que tienen antecedentes por hechos similares y son todos menores de 30 años. El número de piezas que se ha recuperado es muy elevado.

Más información