Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un refugio para los animales salvajes que el circo ya no quiere

La prohibición de los espectáculos en más de 400 municipios empuja a las compañías a prescindir de ellos

Los leones entregados a la ONG AAP Primadomus de Villena, en Alicante.
Los leones entregados a la ONG AAP Primadomus de Villena, en Alicante.

El Circo Europa ha donado este martes sus dos leones a la Fundación APP Primadomus, una ONG dedicada al rescate y rehabilitación de animales exóticos, con sede en Villena, Alicante. La entidad asegura que es la primera vez que una compañía circense no solo cede sus animales, sino que se compromete por escrito a no volver a trabajar con ellos.

Detrás de la decisión, señala Míriam Garrido, responsable de prensa de la fundación, está la presión que están experimentando los circos, que cada vez encuentran menos lugares donde realizar espectáculos con animales salvajes. Esta clase de funciones han sido prohibidas en más de 400 municipios españoles, y tres autonomías, Cataluña, Galicia y Comunidad Valenciana lo han vetado en todo su territorio.

"La Federación Europea de Veterinarios considera que debido a que los circos son itinerantes y utilizan jaulas pequeñas, es imposible que garanticen las debidas condiciones de sanidad, seguridad y protección animal", afirma Garrido. "Hay un clamor popular que se está traduciendo en leyes, no solo en España, sino también en otros países europeos y del mundo".

Hay compañías que continúan utilizando animales allí donde está permitido, pero muchas otras se han reinventado y ofrecen espectáculos basados en otras disciplinas circenses, sigue Garrido. "Los que dejan de trabajar con animales, hasta ahora los vendían o los cedían a otros circos. Esta es la primera vez que los ceden gratuitamente para su recuperación".

Con la llegada de los dos leones, dos hermanos machos jóvenes a quienes en el Circo Europa llamaban Simba y Mufasa, como los personajes del Rey León, el centro de rescate de APP Primadomus aloja en las 22 hectáreas que ocupan sus instalaciones a 120 primates y 29 grandes felinos, entre los cuales hay también tigres, leopardos y un puma.

Panorámica de la zona de grandes felinos de APP Primadomus en Villena, Alicante.
Panorámica de la zona de grandes felinos de APP Primadomus en Villena, Alicante.

La Fundación APP es una ONG internacional con sede en Holanda, donde fue creada en 1972 por Okko y Riga Reussien preocupados por el bienestar de los primates. En 2009 abrió su sede en Alicante, en un acto en el que participó Jane Goodall, la famosa primatóloga inglesa en cuya vida se basó la película Gorilas en la niebla.

El centro de Villena, en el que trabajan 25 personas, además de voluntarios, se amplió después para dar cabida a los grandes felinos ante la inexistencia de centros públicos de recuperación de este tipo de fauna en España, explica Garrido. La ONG destaca que la reina Sofía asistió en 2016 a la presentación de las nuevas instalaciones, financiadas con las donaciones de sus miembros, sobre todo holandeses.

La fundación atiende principalmente a tres tipos de animales: los que han sido incautados en operaciones contra el tráfico ilegal, aquellos que han sufrido maltrato, y los que han sido utilizados por la "industria del entretenimiento", una misión para la que ONG ha creado junto a otras entidades la plataforma Infocircos. Buena parte de los animales son entregados al centro de recuperación por el Seprona de la Guardia Civil y por Aduanas, con los que tiene firmados convenios.

Simba y Mufasa —es posible que Primadomus cambie sus nombres— no serán liberados. "Al haber nacido en cautividad no sobrevivirían. Pero aunque aquí viven en cautividad, porque hay vallas, pueden correr, saltar e incluso cazar, porque hay perdices y conejos silvestres", afirma Garrido.

Antes de salir al exterior, los leones pasarán un periodo de cuarentena y serán atendidos de los problemas habituales que presentan los animales utilizados en espectáculos, como la hipertrofia muscular y una musculatura escasa en los cuartos traseros. Una vez que se recuperen, la interacción con los humanos será mínima. El objetivo, explica Garrido, es que, en la medida de lo posible, "vuelvan a ser leones".

Más información