Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación pide a la alta inspección un informe “detallado y urgente” sobre los libros de texto en Cataluña

Una asociación denuncia "adoctrinamiento" a los alumnos en los textos escolares

Inicio de curso en un colegio de Barcelona
Inicio de curso en un colegio de Barcelona

El Ministerio de Educación ha encargado un informe "detallado y urgente" sobre los libros de texto de Cataluña a raíz de un texto presentado por un sindicato de profesores catalán que denuncia que los textos de alumnos de primaria (entre 10 y 12 años) en Cataluña incluyen "planteamientos ideológicos partidistas" y "tendenciosos". El secretario de Estado de Educación, Marcial Marín, ha anunciado la actuación este jueves en declaraciones a los periodistas tras asistir al acto de celebración del 40º aniversario de la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE).

"Son libros para el adoctrinamiento de los alumnos", señalan el principal responsable del sindicato AMES, Antonio Jimeno. "Los padres llevan a sus hijos a la escuela para que les enseñen lo que es legal, no lo que le interesa a un partido político", añade Jimeno, profesor de secundaria y presidente de este sindicato "pequeño", según su definición, que actualmente no tiene representación en las instituciones catalanas. En el documento de AMES, que enviaron a la Alta Inspección y a los partidos políticos, revisan manuales de Conocimiento del Medio (Geografía e Historia, Ciencias Sociales) de 5º y 6º de Primaria del presente curso. (Revise aquí el informe del sindicato AMES).

Jimeno asegura que su sindicato recibió "quejas de maestros de primaria y de profesores de secundaria, que aseguraron que los textos que manejaban para las clases "incluían planteamiento que defienden partidos políticos pero no la Constitución".

El informe que ha encargado el Ministerio de Educación estudiará la situación de los textos en Cataluña. El ministerio ha pedido además a la Alta Inspección que esté "alerta" de posibles denuncias en el resto de comunidades autónomas. A la denuncia del sindicato catalán se suman las recientes declaraciones del presidente de la Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza (Anele), José Moyano, que lamentó las "grandes diferencias" que a veces existen entre comunidades y las modificaciones curriculares que las distintas opciones políticas imponen al llegar al Ejecutivo regional.

Juan Carlos Girauta, diputado de Ciudadanos, denunció este miércoles en el Congreso que a los libros de historia de Cataluña les falta "rigor". El representante de la formación naranja asegura que en los libros de primaria de Cataluña se habla de esta comunidad como un territorio separado o enfrentado al resto de España o en el que se cita de manera constante a la confrederación catalano-aragonesa. "Se resalta lo que nos diferencia y se oculta lo que nos une", señaló.

El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, respondió a Girauta que "todos los libros de textos deben cumplir los requisitos de rigor y respeto de valores constitucionales y que la competencia de supervisar los libros es de las Comunidades Autónomas en su ámbito territorial, mientras que la función de Educación es subsidaria", en el caso de que no se haya realizado esa función, como recoge EFE.

"En breves días dispondremos de ese informe y nos pronunciaremos una vez escuchado de profesionales y de la alta inspección si se está vulnerando o no la normativa", ha explicado Marcial Marín en declaraciones a los medios.

Marín ha recordado que la competencia a la hora de elegir los libros de texto en los centros educativos es "de los profesores" y las "comunidades autónomas permiten generalmente esa libertad". Ha insistido, no obstante, en que si "no se cumple el currículo o se desenfoca" el Ministerio "tiene que actuar a través de la alta inspección".

Asimismo, ha adelantado la voluntad del Ministerio de Educación de acudir a los tribunales si finalmente se confirma ese incumplimiento. "Se hará un requerimiento y se irá a través de los juzgados", ha advertido el responsable ministerial. El secretario de Estado ha reiterado la necesidad de un Pacto por la Educación "centrado en solucionar los problemas reales de la Educación", asegurando "que detrás de cada dato hay personas, seres insustituibles y llenos de posibilidades a quienes ayudar a desarrollarse en plenitud".

"Desconcierto" en la Generalitat

Por su parte, el secretario de Políticas Educativas de la Generalitat, Antoni Llobet, ha mostrado este jueves su "desconcierto" por la medida adoptada por el Ministerio. "Parece que no conocen el marco normativo. Hace años que no es necesario un informe previo para autorizar materiales y no es la Administración educativa la que decide qué materiales elige cada escuela", ha criticado Llobet.

El alto cargo del Departamento de Enseñanza ha explicado que no han visto "ningún elemento concreto para estar de acuerdo con ninguna denuncia" y ha apelado a la profesionalidad de los docentes y grupos editoriales. "Nos parece grave la desconfianza que denota sobre la profesionalidad y el buen criterio profesional de los docentes y la falta de respeto por el rigor con el que trabaja la industria editorial", ha dicho.

Sobre los ejemplos concretos expuestos en el informe, Llobet ha denunciado que hay una "voluntad de descontextualizar", pues solo se mencionan páginas concretas. "Es fundamental entender todo el contenido y todo el programa, pero no solo de un curso concreto, sino de la etapa. Si descontextualizamos cogiendo una página, tres o un libro de un solo curso, estamos descontextualizando maliciosamente", ha dicho.

Con todo, el secretario de Políticas Educativas ha defendido que, desde la perspectiva pedagógica, no hay contenidos fuera de lugar. "Si alguno se escandaliza de que se hable de los elementos más cercanos al alumnos, nos extraña porque eso seguro que pasa en cualquier lugar del mundo porque es una cuestión normal desde el punto de vista pedagógico. Pero el problema es ese, si hablamos pedagógicamente, no haríamos este ruido y tremendismo, pero si hablamos ideológica y políticamente, hacemos ruido y tremendismo"

Más información