Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

10 años sin poder subirse a los buses de su ciudad por agredir a un conductor

El condenado, con 39 antecedentes penales, causó a la víctima pérdida de visión en un ojo en A Coruña

10 años sin poder subirse a los buses de su ciudad por agredir a un conductor

Un vecino de A Coruña, D.J.G., con 39 antecedentes penales y que ya había sido condenado en 2013 por agredir a una conductora de los autobuses urbanos de la ciudad, fue juzgado este martes por hechos similares. Un tribunal de la Audiencia provincial le ha prohibido al acusado subirse a ningún transporte público durante los diez próximos años aunque parte de ellos los pasará en prisión.

Quedó probado que el condenado atacó por sorpresa a un conductor con un bastón causándole lesiones en el ojo izquierdo y la pérdida del 60% de la visión. El fiscal había solicitado inicialmente una condena inicial de diez años y medio de cárcel para el agresor, con la agravante de alevosía, pero en el juicio este se declaró culpable y aceptó los cargos por lo que vio reducida a 6 años la pena de prisión que conlleva el destierro del transporte público de A Coruña durante una década.

También el acusado tendrá que indemnizar a la víctima, J. M. O.M., con más de 90.000 euros por las lesiones y cicatrices en la frente por las que tuvo que estar casi dos meses de baja laboral. Asimismo pagará otros 763 euros al Servicio Galego de Saúde (Sergas) por los gastos derivados de la intervención quirúrgica al paciente, y otra indemnización de 2.635 euros que abonará a la compañía de autobuses urbanos.

Según los hechos probados por el tribunal de la sección primera de la Audiencia y admitidos por el acusado durante su comparecencia, a las 4,30 horas del 2 de octubre de 2014 el hombre se subió sin pagar a un autobús de la Compañía de Tranvías en A Coruña, hecho que fue el detonante de la agresión.

El conductor le dijo al hombre que tenía que bajarse si no abonaba el billete, pero el acusado y reincidente hizo caso omiso a las advertencias y tomó asiento en la tercera fila. Instantes después, cuando el autobús reanudó su marcha y se encontraba a la altura de la Avenida de Glasgow, en O Birloque, el hombre comenzó a vociferar y a insultar al conductor con expresiones como “hijo de puta, cabrón, te voy a matar”, según recoge el escrito de acusación del fiscal.

Fue entonces cuando el conductor le amenazó con llamar a la policía si no paraba de gritar e insultar, pero, en ese momento, el acusado se levantó furioso de su asiento y se dirigió a él, atacándole con un bastón-garrote en el lado izquierdo de la cara, “golpes de los que no tuvo capacidad para defenderse al encontrarse sentado”, subraya en su relató el fiscal. Alertada la policía, varios usuarios del vehículo consiguieron separar al conductor de su agresor hasta que llegaron varios agentes y le detuvieron.

El acusado se mostró de acuerdo con el relato de los hechos que hizo el Ministerio Fiscal, que previamente había alcanzado un acuerdo de conformidad con su abogado, por lo que el juicio no llegó a celebrarse y el tribunal dictó sentencia oral en la sala en base al acuerdo de conformidad.