Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación quiere que la experiencia puntúe más en las oposiciones a profesor

El Gobierno negocia con las comunidades las características de las pruebas y plantea renovar los temarios

Cerca de 100.000 profesores son interinos, funcionarios sin plaza fija. Todos podrán participar en las oposiciones que las comunidades autónomas prevén poner en marcha a partir de este año dentro de la amplia oferta pública de empleo que ha aprobado el Gobierno. El Ministerio de Educación ha empezado ya una negociación con las comunidades para ver cómo reconoce el trabajo previo de estos interinos. Quieren que su experiencia tenga más peso en la puntuación final en lugar de abrir un procedimiento exclusivo para ellos.

Campus universitario de Rabanales. Oposiciones a magisterio convocadas por la junta de Andalucía.
Campus universitario de Rabanales. Oposiciones a magisterio convocadas por la junta de Andalucía.

Después de que el Gobierno aprobara en marzo una oferta pública de empleo histórica con más de 250.000 plazas en tres años, queda negociar los detalles. Representantes del Ministerio de Educación y de las comunidades autónomas se reunieron este miércoles para hablar de oposiciones en la comisión de personal de la Conferencia de Educación. El portavoz del ministerio fue José Luis Blanco, director general de Cooperación Territorial, y fueron convocados los cargos equivalentes de las regiones.

Según han confirmado distintos asistentes a EL PAÍS, Blanco planteó dar más importancia a la experiencia en las oposiciones docentes, un aspecto que ya reclaman los sindicatos y que en principio las regiones ven con buenos ojos. Educación descarta abrir un procedimiento específico para consolidar los puestos de interinos al entender que presenta impedimentos legales porque no se garantizan los principios de igualdad, mérito y capacidad que deben regir estos procesos.

Propuesta a negociar

En el sistema actual de concurso y oposición, esta última fase incluye un examen —que es eliminatorio y para el que la nota mínima es de un 5— que supone un 66% de la calificación final del aspirante. El otro 34% se acredita en la posterior fase de concurso mediante méritos, entre los que se incluyen los años previos de clase. La propuesta a negociar podría pasar por reducir los exámenes, dar más peso a la fase de méritos o descartar una fase de oposición eliminatoria.

Tras años sin convocatorias por la crisis económica y porque el Gobierno llegó a bajar al 10% la tasa de reposición (que supone sustituir una de cada 10 plazas de los funcionarios que se jubilan), seis comunidades —Cataluña, Baleares, Galicia, País Vasco, Andalucía y Madrid, además de Ceuta y Melilla— convocan plazas en 2017. El resto, lo harán a partir del año que viene. Educación quiere sentarse a negociar ahora con los sindicatos los pormenores de la convocatoria y luego volverá a reunirse con las comunidades autónomas. Los posibles acuerdos que se alcancen no serán aplicables en las oposiciones de este año sino, como mínimo, a partir de 2018.

La tasa exacta de interinos

Educación calcula un 20% de tasa media de interinidad, aunque la cifra varía considerablemente de una región a otra. Si se toma como referencia la plantilla oficial de profesores y maestros públicos, 484.293 docentes, salen más de 96.000 interinos, una cifra que Educación también quiere afinar con las comunidades.

Además, plantea una gestión unificada de las bolsas de interinos. Educación considera que el hecho de que cada comunidad gestione sus propias listas ha dado lugar “a un sistema dispar en el que los criterios para el acceso a las listas de interinos, permanencia en ellas y modificación de las mismas son diferentes” en función de cada región, según la documentación que el ministerio envió a las comunidades para la reunión de ayer.

Cambio para modernizar los temarios

Los temarios de las oposiciones a profesor y maestro de la educación pública española se elaboraron en los años noventa. En 2010 el entonces Gobierno del PSOE aprobó unos temarios nuevos que el PP echó atrás en 2012. Ministerio y comunidades abordaron ayer también la posibilidad de cambiarlos para modernizarlos, una cuestión que comparten los sindicatos y que ya en 2010 era un clamor entre los opositores. Lo que pidieron varios representantes autonómicos fue celeridad. Si hay cambio, que se haga rápido para que los aspirantes puedan empezar a estudiarlos a partir de septiembre de cara a las convocatorias previstas en distintas comunidades en 2018.

Más información