Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carles Mulet, senador de Compromís, apercibido por el Senado por insultar y romper una foto de Susana Díaz

La misiva del presidente de la Cámara subraya que los ataques exceden "el límite de lo tolerable"

Carles Mulet, senador de Compromís, en una imagen de archivo.
Carles Mulet, senador de Compromís, en una imagen de archivo.

Que Carles Mulet, senador de Compromís, rompiera una foto de Susana Díaz, presidenta de Andalucía, en el pleno del Senado de la pasada semana concita "de forma unánime el pleno rechazo" de los portavoces de todos los grupos parlamentarios y de la Mesa de la institución. Así se lo ha advertido al representante de Compromís Pío García-Escudero, presidente de la Cámara Alta, en una carta a la que ha tenido acceso EL PAÍS. La misiva, además, subraya que la actitud y los insultos de Mulet "dañan gravemente la imagen de la institución" y "exceden el límite de lo tolerable".

El martes pasado, durante un debate sobre las infraestructuras de Aragón, Mulet rompió una foto de Díaz en la tribuna del Senado y dijo que le daba "asco". Al día siguiente, y como contestación a una crítica en las redes sociales, el senador se refirió a la presidenta de Andalucía como "gusana". Mulet nunca se ha retractado de sus palabras y ha acusado a la bancada socialista de insultarle durante los plenos.

"Portavoces y miembros de la Mesa han convenido en que tanto sus palabras como su actuación, utilizando el turno que tenía para la defensa de sus enmiendas para fines ajenos al mismo, son radicalmente contrarias a las más elementales normas de respeto que deben presidir los debates de la Cámara y dañan gravemente la imagen de la institución parlamentaria de la que Su Señoría, le recuerdo, forma parte", argumenta el presidente del Senado en una misiva enviada este miércoles y que Mulet dice no haber recibido aún. "Por ello me han encarecido que, en lo sucesivo, si se produjeran situaciones semejantes, que exceden lo tolerable, aplique las previsiones del Reglamento con el máximo rigor".

Mulet fue advertido durante su intervención por Pedro Sanz, vicepresidente de la Cámara Alta. Este, sin embargo, no le retiró la palabra. Fuentes del grupo popular en el Senado argumentan que esa decisión permitió que Mulet no lograra un mayor impacto mediático con su intervención. Todos los grupos coinciden en que esta fue inapropiada, y el PSOE ha denunciado el componente machista de su ataque a la presidenta de Andalucía. En consecuencia, García-Escudero advierte: no tolerará ni una controversia más a Mulet.

Más información