Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primer revés para los seis hijos de Ruiz-Mateos acusados de estafa en Mallorca

El tribunal desestima la pretensión de nulidad solicitada por la defensa de los hermanos

Dos de los hijos de Ruiz Mateos a la salida de un juzgado en 2014.

Este miércoles ha arrancado en la Audiencia Provincial de Palma el juicio que sienta en el banquillo a los seis hijos varones del empresario José María Ruiz-Mateos por delitos de estafa e insolvencia punible en la compra de dos hoteles —uno en Mallorca y otro en Canarias— por los que la Fiscalía Anticorrupción solicita siete años de cárcel para cada uno y multas de 121.000 euros.

La sesión se ha centrado en las cuestiones previas, donde el tribunal ha desestimado la pretensión de la defensa de los hermanos que había solicitado la nulidad de la apertura de juicio oral argumentando la ausencia de referencias al delito de insolvencia punible. Sin embargo, la sala no ha resuelto sobre la admisión de nueva prueba solicitada por la fiscalía anticorrupción que quiere incluir correos electrónicos intervenidos en las empresas de Nueva Rumasa que apuntarían que los hermanos sabían de la situación de insolvencia del grupo antes de adquirir los dos establecimientos.

Los fiscales Juan Carrau y Ana Lamas sostienen que los seis directivos de Nueva Rumasa aparentaron "una solvencia en realidad inexistente" para conseguir que los dueños de los hoteles Berverly Playa y Berverly Park les vendieran ambos establecimientos por 11,6 millones de euros aplazando el pago de 9 millones. El ministerio público afirma que los avales y garantías presentados para la compra "eran inveraces" y al día siguiente hacerse con los hoteles los hipotecaron y desviaron el dinero a otras empresas sin pagar el precio convenido. "Jamás tuvieron la intención de pagar" ha argumentado Carrau.

Durante la jornada, el presidente del tribunal de la sección primera de la Audiencia Provincial, Jaime Tártalo, ha rechazado admitir la petición de nulidad formulada por la defensa al considerar que los hechos en los que se fundamenta la acusación por insolvencia punible figuran relatados en el auto de transformación de procedimiento abreviado "de forma clara y expresa". "No se causa sorpresa ni indefensión a la defensa" ha justificado el presidente.

La acusación pública ha pedido al tribunal que acepte como nueva prueba varios correos electrónicos intervenidos durante los registros realizados a las empresas de la familia que apuntarían que los hermanos sabían de la situación de insolvencia del grupo antes de cerrar la compra de los dos hoteles. En uno de ellos, José María hijo se dirige al padre semanas antes de adquirir los establecimientos y le

propone la posibilidad de aplicar un ERE para despedir a 1.500 trabajadores y garantizar la viabilidad del grupo, lo que para el fiscal demuestra que en fecha anterior cerrar la compra sabían que "estaban en un estado próximo a la insolvencia". Otros documentos similares, según la acusación, ponen de manifiesto que todos los hermanos estaban al tanto del funcionamiento y la situación de las empresas del grupo Nueva Rumasa.

Está previsto que el juicio se alargue durante varias jornadas. En la sesión de este jueves el tribunal ha anunciado que resolverá sobre la admisión de prueba y darán comienzo las declaraciones de los acusados. Los hermanos Ruiz-Mateos tienen pendiente otra causa en los tribunales de las islas, por otra presunta estafa en la compra del hotel Eurocalas a la familia Miralles que se realizó siguiendo el mismo patrón que los hechos ahora juzgados. Por este otro asunto se enfrentan cada uno a seis años de prisión.

Más información