Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dastis justifica que España no cumpla su cuota de acogida de refugiados

A cuatro meses de expirar el plazo, solo han llegado 886 de los 17.000 comprometidos

El ministro Alfonso Dastis durante su intervención en la sesión de control.

A poco más de cuatro meses de que en septiembre se cumpla el plazo de dos años que se dio la UE para acoger a 160.000 refugiados, el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Afonso Dastis, ha justificado este miércoles en el Congreso que España no cumpla su parte del compromiso. Tras asegurar que el Gobierno “está haciendo todo lo que está en su mano” para cubrir su cuota, ha alegado que “es difícil cumplir” con los 17.337 que España prometió en 2015, ya que la Comisión Europea reconoce que solo 12.400 refugiados en Grecia y algo más de 4.000 en Italia están listos para su reubicación.

Hasta ahora, España ha reubicado a 886 refugiados procedentes de Grecia e Italia y tiene en marcha otros 1.500 expedientes; mientras que se han tramitado 960 solicitudes de reasentamiento procedentes de campos de refugiados en Líbano o Jordania y hay disposición a admitir a otros 542, según los datos facilitados por Dastis. Si todas estas cifras se cumplieran, España superaría los 1.449 reasentamientos prometidos, pero se quedaría muy lejos de las 15.888 reubicaciones que le corresponden.

Frente a las críticas de la diputada socialista Carlota Merchán, quien le ha pedido que deje de recurrir a excusas para justificar el incumplimiento, Dastis ha alegado que el Gobierno no puede decidir por sí mismo a quien acoge, sino que debe esperar a que los servicios comunitarios se lo digan, y ha preferido centrarse en las iniciativas de varias empresas privadas para mejorar la empleabilidad de los refugiados llegados a España.

Aunque Dastis solo ha aludido a 12.400 refugiados en Grecia, en este país hay unos 60.000. La primera cifra corresponde a los que están ya registrados y listos para su reubicación, al igual que otros 4.000 en Italia, según explicó ayer en el Parlamento europeo el comisario de Interior e Inmigración, Dimitris Avramopoulos. El problema estriba en que la UE solo admite a sirios, iraquíes y eritreos, así como a menores no acompañados, por lo que más de 30.000 personas corren el riesgo de quedar varadas en Grecia o ser devueltas a sus países, según la Organización Internacional para las Migraciones (OMI).

Pero incluso muchos de quienes cumplen los estrictos requisitos europeos no han sido reubicados todavía por la resistencia de los países de la UE a acogerlos. El comisario Avramopoulos advirtió ayer de que, si la situación no cambia en un mes, la Comisión Europea podría abrir expediente sancionador a los incumplidores. “La tolerancia y la paciencia empiezan a agotarse”, advirtió.

Más información