Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy expresa su “plena confianza” en Catalá, Maza y Moix

Agrio intercambio del presidente en el Congreso con Rivera sobre los aforamientos

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Congreso.

Mariano Rajoy no solo no tiene ninguna intención de destituir a los tres altos cargos reprobados el martes por la inmensa mayoría del Congreso, sino que ha expresado en la Cámara su "plena confianza" en Rafael Catalá, ministro de Justicia; en José Manuel Maza, fiscal general del Estado, y en Manuel Moix, fiscal jefe Anticorrupción.

El primero depende directamente de él y de su confianza, el tercero se supone que actúa al margen del Ejecutivo y, por tanto, no tiene por qué tener la confianza del presidente del Gobierno y por eso es más inusual.

Un día después de la insólita reprobación, el presidente del Gobierno ha descalificado la iniciativa del PSOE, apoyada por todos los grupos. "Le recomiendo que no haga perder el tiempo a esta Cámara", ha respondido al socialista Antonio Hernando, que le pedía que destituyera a Catalá, Maza y Moix.

Rajoy, además, ha vinculado la reprobación al proceso de primarias que vive el PSOE: "Espero que el domingo 21 llegue su Pentecostés y dejen de hacer mérito para que gane uno y no pierda otro". La reprobación la apoyaron todos los grupos, salvo el PP, aunque solo el PSOE tiene primarias el domingo.

Hernando ha pedido la destitución y, en términos duros, ha exigido responsabilidades por la corrupción, con referencia al supuesto chantaje a Rajoy, Ha asegurado que es "un presidente a merced de la corrupción" y le ha pedido que acuda a declarar en persona al juicio de Gürtel en la Audiencia Nacional. "No es grato cruzarse miradas con compañeros de partido. Declarará desde un despacho reformado con dinero negro. Renuncie a sus privilegios y vaya en persona. Sea fuerte, de la cara ante el tribunal y olvídese del plasma", ha asegurado.

Rajoy ha respondido reiterando las medidas que, según ha dicho, ha aprobado su Gobierno contra la corrupción.

A continuación, el presidente del Gobierno ha debatido en términos muy agrios con Albert Rivera, líder de Ciudadanos. Su teórico socio parlamentario le ha preguntado sobre la supresión de aforamientos, incluida en el acuerdo de investidura y el Rajoy le ha respondido dando largas, con dudas sobre la propuesta y, sobre todo, con frases como "no por mucho madrugar amanece más temprano, y si va muy deprisa corre el riesgo de estrellarse" y acusándole de "dar la lata con el pasado", en lugar de "mirar al futuro y hacer propuestas concretas".

Rajoy se ha preguntado si esa pérdida de aforamiento se referirá a todos los que lo tienen actualmente y hasta qué punto. Y Rivera le ha recordado que eso lo firmaron en agosto y aún no se ha cumplido y ha incluido una frase que ha soliviantado a los diputados del PP: "No tenga miedo a perder el aforamiento, actúe".

La ofensiva sobre la corrupción ha seguido con la pregunta del socialista Luis Carlos Sahuquillo a Catalá sobre su intención de dimitir y sus "gestiones como abogado de los corruptos". El ministro se ha referido al "compromiso con el interés general y los ciudadanos", para dejar claro que no dimitirá.

"A ustedes no les importa nada la verdad, solo la falacia y crear humo. ¿Dónde están las pruebas?", ha asegurado Catalá, quien ha vuelto a respaldar expresamente a Moix, fiscal anticorrupción.

"Están acusando de prevaricaciones gravísimas a servidores públicos. Injerencias, ninguna", ha contestado Catalá haciendo frente a los diputados del PSOE que le han interpelado.

La corrupción ha vuelto al pleno en la pregunta de Irene Montero, portavoz de Podemos, a la vicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría. La diputada le ha preguntado por qué Rajoy declarará por plasma en el juicio de Gürtel y la número dos del Gobeirno ha respondido que a los demás grupos solo les interesa hacer juicios paralelos y con una lista de asuntos referidos a Podemos, especialmente Venezuela. Ni ha mencionado las razones que hacen que el presidente del Gobierno no declare presencialmente.

Más información