Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rescatado a la deriva en aguas de Tarifa el capitán de un buque de Singapur

El náufrago estaba aferrado a una boya salvavidas y su estado era "muy grave", según la Policía

Rescate del náufrago en Tarifa, en una imagen de la Policía Nacional.
Rescate del náufrago en Tarifa, en una imagen de la Policía Nacional.

El capitán de un gran buque de carga de Singapur fue rescatado este lunes cuando se encontraba a la deriva en el mar frente cerca de la Playa de la Caleta de Tarifa (Cádiz). El náufrago, al que encontraron en "estado muy grave", estaba aferrado a una boya salvavidas, según ha informado este martes la Policía Nacional con un comunicado.

La policía descubrió posteriormente que el hombre rescatado era el capitán del Morning Ninni, un barco de carga de Singapur que había estado navegando cerca del territorio español de Ceuta en el norte de Marruecos a través del estrecho de Gibraltar. El buque, dedicado al transporte de vehículos, había alertado a los servicios de rescate españoles de que un hombre había podido "caer por la borda" esa mañana, según ha declarado la policía.

Varias personas que paseaban por el Paseo del Santo, en los alrededores del Puerto de Tarifa, alertaron a los agentes de que había un hombre a la deriva en el mar. Los policías, que en esos momentos estaban prestando servicio en los filtros de entrada y salida de vehículos de la frontera, acudieron a la zona, en la que el lunes había un fuerte viento de levante y oleaje. "Tras alcanzarle en el agua, pudieron ponerle a salvo en el espigón del Puerto", relata el comunicado. Le realizaron las primeras maniobras de reanimación y avisaron a los servicios de urgencia. Poco después, la ambulancia le trasladó hasta el ambulatorio de Tarifa y después al Hospital Punta de Europa de Algeciras.

En el momento del rescate, el náufrago vestía una camiseta blanca y se agarraba a un salvavidas rígido con una baliza de señalamiento. Los agentes creen que llevaba "varias horas en el mar", ya que tenía signos de hipotermia extremos como inflamación de labios, cara y ojos, amoratamiento e hinchazón de párpados por la exposición al sol y al agua salada. Estaba magullado, tenía erosiones y un fuerte dolor en la cadera que dificultaron tanto el rescate como su traslado.