Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mapa del crimen organizado en España

Más de 440 grupos criminales operan en el país, dedicados mayoritariamente al narcotráfico

En el largo historial de los Pruzkow —donde se suceden asesinatos, extorsiones, secuestros y tráfico de drogas— volvió a escribirse un nuevo capítulo en 2016, cuando los investigadores españoles detectaron su presencia en la Costa del Sol. Hacía años que esta organización polaca había quedado desarticulada. Pero sus integrantes, condenados a penas de hasta 20 años de cárcel, habían empezado a salir de prisión y habían decidido trasladarse a la Península para continuar con su actividad delictiva. Entre ellos, su violento líder: Bandziorek, alias El bandido, que fue capturado el pasado verano. Los agentes lo cazaron en Marbella (Málaga), durante una operación que sacó a la luz un nuevo grupo criminal asentado en España. Uno más. Porque, según los datos de Interior, 444 grupos organizados se encontraban activos en el país el pasado año.

La mayor parte de ellos se dedican al narcotráfico, según el informe del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) difundido la pasada semana por el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto. Durante una comparecencia en el Congreso, el representante del ministerio apuntó que 115 de estas organizaciones mueven cocaína; 103, hachís; 40, marihuana; y 25, heroína. "Aunque algunos grupos son multiactivos y desarrollan más de una actividad criminal", matiza el documento, donde se enumeran otros delitos cometidos por estas redes. Se detectaron 52 bandas especializadas en los robos con fuerza; 39, en las estafas; 30, en los robos con violencia; 24, en la trata de seres humanos con fines de explotación sexual; y 16, en el blanqueo de capitales. 

"Además, existen vínculos estrechos a nivel internacional entre el terrorismo y el crimen organizado, especialmente el tráfico de drogas. Hasta en 250 ocasiones se han detectado coincidencias entre personas vinculadas dedicadas al narco o al blanqueo de capitales; y vincualdas al terrorismo yihadista", había advirtido previamente Juan Ignacio Zoido, ministro del Interior.

Todo estos datos dibujan un primer esbozo del mapa del crimen organizado de España, que apunta a las grandes ciudades (Madrid y Barcelona) y a las zonas turísticas (Málaga, Cádiz y Alicante, por ejemplo) como los grandes puntos de concentración de estos grupos. Allí se camuflan mejor. Como Bandziorek, que controlaba desde Marbella los envíos de hachís y marihuana a otros países europeos. Él fue uno de los 5.356 arrestados en 2016 por pertenecer a este tipo de organizaciones.

Un número de detenidos que acumula cuatro años consecutivos de descensos —en contraste con los 6.460 de 2012—, pero que sigue moviendo un enorme negocio. El pasado ejercicio, los agentes les intevinieron efectos por valor de 171 millones de euros. Entre otros, 1.717 vehículos, 125 embarcaciones, 9 aeronaves, 182 inmuebles y 16,6 millones de euros en efectivo.