Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Díaz sitúa la crisis del PSOE en las derrotas y Sánchez en la abstención

La presidenta de Andalucía anuncia que dimitirá si no logra la remontada electoral del PSOE y el ex secretario general, si gana, pedirá la dimisión de Rajoy; Patxi López advierte que si antes no se produce la unidad, el partido puede desaparecer

Los ocho meses de enfrentamiento del PSOE, desde la dimisión de Pedro Sánchez el 1 de octubre, cristalizaron este lunes en el debate de los tres candidatos a la secretaría general. Susana Díaz responsabilizó a Pedro Sánchez de la crisis por no asumir su responsabilidad tras dos derrotas provocadas por los “bandazos” en sus propuestas. Sánchez se centró en la abstención del PSOE para que gobernara Mariano Rajoy como la causa de que el partido haya dejado de ser el referente de la izquierda española a la que él quiere representar. Ese espacio también es el que defiende Díaz pero con un “rumbo cierto”. No habrá remontada con ninguno de los dos, advirtió Patxi López, a los que culpó de la fractura. Los tres dudan de que el debate vaya a mover el voto de manera significativa.

Debate entre los tres candidatos a las primarias del PSOE. Vídeo: resumen del debate.

El próximo día 21 los militantes del PSOE decidirán entre Susana Díaz, Pedro Sánchez y Patxi López para dirigir un partido hondamente dividido, como quedó este lunes al descubierto en el debate celebrado en la sede federal, protagonizado por los tres candidatos. La existencia de la fractura es conocida, pero este lunes se visualizó por primera vez.

Los tres se situaron en el campo ideológico y político de la izquierda aunque López pidió a Díaz que reconociera que los tres eran “cien por cien PSOE”, que es uno de los lemas de la presidenta andaluza. El asunto es relevante ya que Sánchez acusa a Díaz de “haber dejado al partido en tierra de nadie”, personificando en ella la abstención en la investidura de Mariano Rajoy que aprobó el comité federal del PSOE en octubre. Díaz pasó muy por encima por el capítulo “doloroso” de la abstención que en absoluto ha defendido como una decisión beneficiosa en sí misma sino que señaló “haber llegado a esta situación por los 85 diputados” que obtuvo el PSOE en las segundas elecciones tras perder cinco de los que sacó seis meses antes. “ a mí no me gustó esa decisión de abstenerse pero hay que pasar página”, recomendó Patxi López que consiguió su objetivo de abrirse paso en este debate para no quedar encajado entre Díaz y Sánchez. Durante la primera parte hubo momentos claros en los que Díaz y López aparecieron juntos contra Sánchez lo que ambos corrigieron al final del mismo. No obstante, fue el político vasco quien desarmó a Sánchez al preguntarle de improviso qué entendía por nación. Lo cierto es que ambos comparten una concepción similar, al menos en sus postulados teóricos, en mucha mayor medida que con Susana Díaz. La presidenta andaluza iro´nizó sobre la “la creatividad” de Sánchez, al hablar de la existencia de “naciones culturales”. Los socialistas vascos en el marco de la ponencia parlamentaria de autogobierno recogieron en enero de 2016 una definición del Consejo de Europa sobre nación. “La reivindicación como nación de una comunidad que se autodefine como tal por razones históricas, culturales o lingüísticas no presupone el derecho a consituirse en Estado”. Este hecho lo recoge el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, en su último libro, “La Tercera vía”.

Esta discusión sobre el modelo territorial del PSOE condujo a cierta confusión sobre el modelo territorial aunque la presidenta de Andalucía trató situar la ortodoxia en la Declaración de Granada de 2013 que tras muchas dificultades concitó el apoyo generalizado de todos los socialistas.

Díaz sitúa la crisis del PSOE en las derrotas y Sánchez en la abstención pulsa en la foto
GRÁFICO: Menciones entre los aspirantes y alusiones a otros partidos 

"Pedro, tu entras y sales en Granada, según te venga bien”, reprochó Díaz. La líder andaluza fue al cuerpo a cuerpo con Sánchez, tratando de despojarle de armazón ideológico y político y acusarle de moverse solo por su interés personal. El tono fue formalmente contenido pero sin concesiones hacia Pedro Sánchez. “Pedro, el problema eres tú”, señaló la presidenta andaluza, que reprochó al líder socialista su ausencia de proyecto. “No creo que seas proPodemos o proCiudadanos, eres pro Pedro Sánchez y haces lo que te interesa, lo que te interesa a ti”, le ha espetado la presidenta. Esta no ha querido dejar a Sánchez la defensa del espacio de la izquierda. La presidenta andaluza quiere liderar un partido que representará “la izquierda útil” que cambia la vida de los ciudadano. Durante muchos minutos de este debate, que moderó la periodista de La Vanguardia, Carmen del Riego, ni uno ni otro abandonó los argumentos que exhibien desde hace meses. Díaz, las derrotas electorales de Sánchez; y el ex secretario general, situar al PSOE junto a la derecha. Alejarse del PP y de Podemos, es lo que defendió Patxi López, aunque los otros dos candidatos tampoco estuvieron dispuestos a dejarle abanderar la defensa de la autonomía del proyecto socialista. Durante hora y cuarenta y cinco minutos, los tres trataron de no dejarse arrebatar ninguna de las banderas que son queridas para los militantess. Los tres tuvieron en cuenta en todo momento que se dirigían a los 187.000 militantes que tienen derecho al voto.

Qué ocurrió en el comité federal del 1 de octubre, que terminó con la dimisión de Sánchez, admite dos versiones: La de Sánchez y la de Díaz, ya que Patxi López prefiere no adentrarse en esa jornada que él vivió del lado del ex secretario general. El relato de Sánchez incide en la ausencia “de lealtad” que atribuyó a a Díaz, y que empezó, según sus cuentas, solo tres meses después de haber sido elegido secretario general, cuando en una entrevista en EL PAÍS la presidenta andaluza declaró que no compartía la estrategia del secretario general. Ambos volvían a sus principales elementos de ataque una y otra vez. “Susana, espero que reconozcas que la abstención ha sido la peor de las decisiones”. . “Tu problema no soy yo, tu problema eres tú y estamos aquí porque en las elecciones sacamos 85 diputados”, le dijo Díaz, que miraba más de frente que a Sánchez.

Se retirará

Los males del PSOE no vienen por la abstención a Rajoy, según Díaz, sino por los males resultados electorales. Y no hay más, según la presidenta andaluza que ha hecho un anuncio que es todo un compromiso: “Si el PSOE conmigo al frente no remonta electoralmente, me iré; no le voy a endosar la responsabilidad a nadie”. Por parte de Sánchez hubo otro anuncio. “Si soy secretario general, la primera medida será pedir la dimisión de Mariano Rajoy”.

A pesar de la dureza del enfrentamiento, el augurio de Patxi López de que el PSOE “corre el riesgo de desaparecer” si Sánchez y Díaz mantienen sus posiciones, fue rechazado por ambos. Los dos se ven con capacidad de unir. La presidenta andaluza puso como ejemplo lo que ella consiguió en el PSOE andaluz, que encontró fracturado. Si gana cumplirá su obligación “de mejorar el clima con generosidad” y fomentando aún más la participación de los militantes. Tras el debate, la tarde fue para apreciaciones de los tres equipos. En el entorno de Sánchez se reafirman en que los militantes saben que el mal resultado tuvo mucho que ver con la falta de apoyo interno. Los de Díaz en que era un mal candidato. Patxi López aspira a que ninguno de los dos consiga quitarle sus apoyos.

 

Más información