Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy pide responsabilidad al PSOE en su proceso interno “para no equivocarse”

El presidente del Gobierno anuncia que quiere negociar con el PSOE sobre Cataluña y sobre la refundación de la política europea

Rajoy saluda al presidente chino Xi Jinping. Foto: KENZABURO FUKUHARA (EFE) VÍDEO: ATLAS

Mariano Rajoy afirmó primero que no quería entrar en las disquisiciones del debate interno en juego entre los aspirantes a liderar el PSOE pero se ocupó luego de muy marcar bien su posición. Primero para responder al candidato Pedro Sánchez, con el que tantos enfrentamientos tuvo en su etapa de secretario general socialista y que en el debate de este lunes reafirmó que su primera medida si gana será exigir su dimisión. Rajoy le reclamó "estar a la altura de las circunstancias" y también responsabilidad "para no equivocarse" e "ir a lo fundamental ahora", que en su criterio es mantener la actual política económica. El líder del PP recordó ahí que en las últimas elecciones le sacó 52 escaños de diferencia a Sánchez y le conminó a él y en general al PSOE a negociar cuestiones tan importantes como "la soberanía nacional y la unidad nacional" y la nueva refundación de la Unión Europea.

Justo cuando Rajoy entraba este lunes para dar una rueda de prensa en el centro de convenciones de Pekín donde se concentró gran parte de la actividad del foro multilateral sobre la llamada Nueva Ruta de la Seda comenzaba en Madrid, a 9.200 kilómetros de distancia, el debate entre los tres candidatos del PSOE a su secretaría general. El aspirante Pedro Sánchez, en su primer turno, avanzó que su primera medida si gana sería exigir la dimisión de Rajoy. En el equipo del presidente se miraron desconcertados pero no extrañados: "!Eso es una medida, en fin, qué poco original¡". Las caras eran más bien despectivas y también escépticas.

Informado y preguntado Rajoy se limitó a señalar de entrada que tenía "que respetar las decisiones del PSOE sobre esa declaración o cualquier otro aspecto" porque ese partido vive un proceso interno. Pero inmediatamente aprovechó para rememorar los resultados de las últimas elecciones generales (26 de junio de 2016) en las que se enfrentó precisamente a Sánchez: "Hemos ganado porque así lo ha querido el pueblo español y no por otra razón distinta, con 52 escaños más, y ahora intentamos gobernar". El presidente del ejecutivo recuperó en ese punto todos los índices actuales de la macroeconomía española para esgrimir que "las perspectivas son muy buenas", los datos de empleo de abril "maravillosos" y la previsión de crecimiento y de creación de empleo para este mismo año se han podido mejorar y aumentar (3,2% y más de 500.000 puestos de trabajo).

Esa reafirmación, en réplica a Sánchez, de que "el PP está haciendo la política económica que hay que hacer" la enlazó Rajoy con las negociaciones en marcha con varios partidos de la oposición para poder aprobar los presupuestos de 2017 e incluso para convalidar en el parlamento este próximo jueves 18 de mayo el conflictivo real decreto para liberalizar el sector de la estiba.

Aunque el máximo líder popular indicó que no quería inmiscuirse en el debate interno socialista sí abundó en la idea de que ahora la legislatura debe seguir el curso que él ha marcado pase lo que pase y gane quien gane esa disputa en el PSOE. Rajoy remarcó así que la legislatura acaba de arrancar hace apenas seis meses y opinó que ahora "no tiene sentido paralizarla por prejuicios que pueden crear problemas muy importantes y perjudicar a muchos españoles".

Rajoy insistió en que el Gobierno hará un esfuerzo de diálogo para sacar adelante los presupuestos "porque que no salgan no beneficia a nadie y perjudica a una gran mayoría de los españoles" y apuntó que ese es el sentido del acuerdo ya alcanzado con algunos partidos y hasta con el propio PNV. Al presidente se le preguntó específicamente sobre qué asuntos le gustaría poder pactar en el futuro con el nuevo líder del PSOE y expresó su "voluntad de hablar de muchas cosas" pero quiso subrayar principalmente una: "La más importante es la defensa de la soberanía y la unidad nacional".

Mariano Rajoy conectó ese anhelo de poder acordar con el PSOE aspectos frente al desafío separatista en Cataluña con la necesidad de "estar a la altura de las circunstancias" para abordar otros grandes retos que concretó especialmente en "la política europea y el Brexit". El presidente abundó en ese punto en que en los próximos años hay que impulsar y diseñar otra Unión Europea en consonancia con la propuesta que su Gobierno ha entregado a sus socios en Bruselas en un documento adelantado este lunes por EL PAÍS.

El líder del PP precisó que le gustaría poder hablar con el PSOE sobre la refundación de la eurozona, la autoridad fiscal europea, el presupuesto europeo, la unión bancaria europea y hasta los eurobonos. En una charla informal con EL PAÍS, tras la rueda de prensa, el presidente del Gobierno precisó que esa idea de reforzamiento de la eurozona la lleva defendiendo desde que llegó a La Moncloa, con todos los instrumentos citados, pero también con todas las cautelas y con los filtros y plazos que se marquen para que todos los países socios cumplan los límites y criterios económicos marcados. Rajoy aceptó así que el nuevo presidente francés, Emmanuel Macron, está en esa misma sintonía e indicó que la exigencia de cumplir todos los socios los compromisos ha sido siempre una concepción suya y no de la canciller alemana Angela Merkel. Rajoy no quiso precisar qué plazo se podría dar a los socios de la UE para poder participar de pleno de la remozada eurozona.

Rajoy destacó sobre la estabilidad futura de la situación política nacional su "voluntad total y la obligación de todos de estar a la altura" y "la responsabilidad de hacer las cosas bien desde el punto de vista económico". Y acabó con algo que sonó a una reclamación y una advertencia ya muy habitual desde que renovó su mandato en La Moncloa: "No nos equivoquemos, ahora toca ir a lo fundamental".

Más información