Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso aprobará una norma para que ningún huérfano por violencia machista se quede sin pensión

El PSOE impulsa una proposición de ley que contempla además el aumento de las cuantías para quienes sí reciben ayuda

Los asesinatos por violencia machista han dejado 169 huérfanos en los últimos cinco años. Algunos de ellos, de los que no hay datos oficiales, no cobran pensión de orfandad porque sus madres no cotizaron lo suficiente a la Seguridad Social. Los principales partidos políticos se han comprometido a respaldar una proposición de ley impulsada por el PSOE para que estos menores cobren, al menos, 677 euros al mes. La votación será el próximo martes.

Retrato de Cristina Martín-Tesorero, madre de una niña asesinada por su marido en 2017. rn
Retrato de Cristina Martín-Tesorero, madre de una niña asesinada por su marido en 2017. EL PAÍS

Es un caso real. Ocurrió en Madrid. Un hombre mató a su mujer. El hijo de ambos, menor de edad, quedó a cargo de su tía, la hermana de la muerta. Tras varios meses de convivencia, esta tuvo que entregarlo a los servicios sociales porque no tenía recursos suficientes para mantener a su sobrino, al que el Estado no reconocía el derecho a una pensión de orfandad. La asesinada no había cotizado lo suficiente a la Seguridad Social.

La diputada socialista Ángeles Álvarez recordó ayer este episodio, ratificado después por la abogada que llevó el caso aunque sin facilitar datos personales, para explicar la proposición de ley que ha presentado el PSOE que persigue que ningún huérfano por violencia machista se quede sin pensión económica. Actualmente, ese pago depende de que la asesinada haya tenido unos mínimos de cotización a la Seguridad Social a lo largo de su vida.

No es la primera medida presentada. En los últimos años ha habido otras iniciativas para mejorar estas pensiones, que tienen aún cuantías escasas y desiguales y para las que a veces la Seguridad Social pone trabas. La propuesta del PSOE será votada el próximo martes en el pleno del Congreso de los Diputados. Los otros tres principales partidos (PP, Podemos y Ciudadanos) prevén respaldarla, según confirmaron a este periódico portavoces de las formaciones.

En España, aproximadamente un niño queda huérfano cada semana por un asesinato machista. Son cerca de 500 menores desde que se aprobó la Ley Integral contra la Violencia de Género, impulsada por el PSOE y aprobada en 2004. En 2015, el PP incluyó una modificación que permite considerar a estos hijos como huérfanos absolutos (de padre y de madre). Esto supondría un incremento, pasar de cobrar el 20% de la base reguladora a un mínimo del 52%, pero no se aplica de forma automática sino a instancias de los jueces.

Más cuantía para los que sí reciben ayuda

La propuesta socialista es un adelanto de las medidas que se están negociando en la subcomisión parlamentaria que estudia el futuro Pacto de Estado contra la Violencia Machista. Además de perseguir que ningún huérfano se quede sin pensión, esta “propuesta de mínimos”, como la definen en el PSOE, incluye mejoras económicas para aquellos que sí tienen reconocida una ayuda.

Supone elevar la pensión hasta el 70% de la base reguladora de la madre (1.055 euros máximos en un sueldo de 1.508 euros brutos, el salario medio de la mujer, según el INE). Si la víctima tuviera más de un hijo, se aplicaría el 118% de la base reguladora, a repartir entre los menores.

<CS8.6>Tienen previstas otras medidas como reclamar el apoyo psicoeducativo a los menores en las escuelas o que se revise el acceso a las becas de estudio, cuyos requisitos pasan por las notas académicas. Estas propuestas no han sido aprobadas hasta la fecha.

Sin datos oficiales

A pesar de los avances, “muchos de ellos no reciben una prestación”, recordó ayer la diputada socialista quien señaló, no obstante, que no existen datos oficiales para conocer el número de afectados. Álvarez denunció además “el desconocimiento” que tiene la Administración de la situación de estos menores.

Algunos maltratadores supone aislar a su pareja para que no trabaje. Otras salen del mercado laboral precisamente por la situación de violencia que viven. Cuando las matan, sus hijos solo cobran pensión si la mujer estaba dada de alta o en situación de asimilada al alta (alguien a quien se le mantiene en ese régimen aunque no trabaje porque está en una situación extraordinaria).

Otro supuesto es que hubiera cotizado 500 días en un periodo ininterrumpido de cinco años o tener 15 años cotizados, igual que en el resto de casos de orfandad. Son requisitos difíciles de cumplir en los casos de violencia de género por lo ya apuntado y considerando además que la edad media de las víctimas son asesinadas por sus parejas es de 32 años, según datos del Consejo General del Poder Judicial.

Con esta propuesta se busca eliminar estos requisitos para que los huérfanos cobren, al menos, 677 euros mensuales. Es una ayuda que puede extenderse, como máximo, hasta los 25 años de edad. El PSOE propone además que los fondos necesarios se compensen con las pensiones de viudedad que los condenados por maltrato no pueden cobrar tras matar a sus víctimas.