Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España aprueba la expulsión exprés a Alemania del "cazador de actrices”

Interpol monitorizará los movimientos de Arndt Meyer, condenado por intentar matar a Sara Casasnovas

Arndt Meyer, el recluso condenado a ocho años de prisión por intentar matar con una ballesta en junio de 2009 a la actriz Sara Casasnovas, será expulsado de España tras su excarcelación. La Subdelegación del Gobierno en Madrid ha acordado la salida del país de Meyer el mismo día de su puesta en libertad, el 30 de mayo. Las autoridades españolas costearán al reo el viaje al país de origen, Alemania.

Arndt Meyer, en la Audiencia Provincial.

La decisión de la Subdelegación del Gobierno en Madrid se produce después de que EL PAÍS revelara que Meyer, de 48 años y aquejado de un trastorno de personalidad, coleccionaba en su celda de la prisión madrileña de Estremera un álbum con fotos de Casasnovas y de otras siete jóvenes actrices. Los retratos estaban acompañados de declaraciones de amor e inquietantes frases escritas en sus fotografías sobre sus planes con cada una de ellas. Desde Instituciones Penitenciarias se advirtió de su “potencial peligrosidad” y del riesgo que corrían las intérpretes con Meyer en libertad. La defensa de Casasnovas pidió a la Fiscalía su incapacidad, pero sin recibir respuesta.

La Subdelegación del Gobierno en Madrid había acordado en un principio la expulsión de Meyer concediéndole 30 días para abandonar España una vez cumplida su condena. La Audiencia Provincial, por su parte, dictó un auto en el que se acordaba que se le colocara una pulsera el mismo día de su puesta en libertad para controlar sus movimientos y evitar que se acercara a Casasnovas hasta el año 2020, tal y como recoge su sentencia condenatoria.

Las autoridades han  decidido, también, avisar a las autoridades germanas y a Interpol de la futura presencia de Meyer en Alemania. El hombre que intentó matar a Casasnovas en Madrid será incluido en un registro de depredadores sexuales y sometido a vigilancia policial permanente, según señala el abogado de la actriz Carlos Castresana, exmiembro de la Fiscalía Anticorrupción.

La Audiencia Provincial de Madrid –el tribunal que condenó al reo en 2010 por intento de homicidio y tenencia ilícita de armas- rechazó expulsar a Meyer de España tras su salida de prisión, como había solicitado el letrado. La Delegación del Gobierno, inicialmente, aceptó conceder al alemán 30 días para abandonar el país. La autoridad gubernativa ha cambiado ahora de criterio al aprobar la denominada vía preferente, que supone la expulsión inmediata del preso tras su excarcelación.

El alemán será incluido en un fichero de depredadores sexuales

El Juzgado de Instrucción 37 de Madrid informó hace unas semanas a las ocho actrices afectadas —siete de ellas españolas y la octava, estadounidense— de su presencia en el álbum de Meyer. Y lo hizo con la mayor discreción y sigilo para que sus identidades no trascendieran. A todas ellas se las identifica en las diligencias judiciales con un número.

El secreto fotográfico de Meyer se descubrió cuando los funcionarios del módulo cinco de la cárcel de Estremera abrieron la celda del reo buscando un teléfono móvil con el que, sospechaban, seguía acosando a distancia a Casasnovas. La dirección del penal había autorizado el registro y el cacheo al creer que el recluso había contactado desde su celda con esta actriz, a pesar de que tenía una orden de alejamiento de ella hasta el 29 de enero de 2020.

Casasnovas, con Meyer en prisión, denunció en una comisaría de Madrid haber recibido entre 2015 y 2016 llamadas anónimas a su número personal de madrugada. La actriz reveló también la existencia de un perfil de Facebook con 80 fotos titulado “amarrada” que incluía imágenes de la intérprete amordazada, vendada y con un arma en la cabeza, tomadas de una obra de teatro. La Fiscalía ha recurrido el archivo de esta causa y previsiblemente se investigará si Meyer cuenta con colaboradores dentro y fuera de la prisión donde ha cumplido su condena.

investigación@elpais.es

Más información