Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ignacio González: “En algún momento me trincarán en algo, claro”

El juez de Lezo busca los tres millones en “dinerillo b” que esconde el expresidente de Madrid

El expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, el pasado abril.
El expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, el pasado abril. EFE

Meses antes de estallar la Operación Lezo, el expresidente de Madrid Ignacio González sentía el aliento de la UCO en su cogote y, desesperado, movió a todo su entorno personal, judicial y político, para conocer qué sabían la Fiscalía Anticorrupción y el juez Velasco de sus andanzas en el Canal de Isabel II. Él mismo confiesa en las grabaciones que tiene "dinero b" y urde, junto a su hermano Pablo, e implicando a su padre, toda una ingeniería de blanqueo de dinero ilícito interponiendo sociedades pantalla para alimentar sus cuentas sin levantar sospechas. En una grabación de Lezo, el expresidente madrileño comenta a uno de sus hombres de confianza: “[Estoy] muy jodido porque claro, a mí me tienen jodido y neutralizado con toda la puta mierda que me están montando, claro (…) Y en algún momento pues me trincarán en algo, claro”. González se lamenta y, a renglón seguido, le pide asesoramiento sobre un proyecto urbanístico relacionado “con un cementerio”, si bien no queda claro en el diálogo si González actúa en ese asunto como “intermediario o [está] promovido por él”.

González confiesa en las grabaciones que tiene "dinero B" y urde toda una ingeniería de blanqueo de dinero ilícito interponiendo sociedades pantalla

González concierta inversiones con su hermano Pablo, incluso en el extranjero (en varias ocasiones, en las grabaciones medita invertir fuera e irse de España). Pero le avisa de que hay que intercalar sociedades aparentemente activa en las que camuflarse.  A algunas les tienen echado el ojo. Pero extrema las medidas de seguridad (se hace revisar el teléfono, durante meses no dice nada comprometido por el móvil, sabe que le acechan...) para preservar su patrimonio dinerario. Los investigadores sospechan que esconde mucho dinero, también en el extranjero.

Investigación "prospectiva"

“Me están haciendo una investigación prospectiva”, se queja en una grabación ante Armando Mucientes, exsecretario del Consejo de Administración del Canal de Isabel II y exviceconsejero de la Comunidad de Madrid. En ella, le reconoce que “realmente” no está ejerciendo de abogado, sino que se dedica “a operaciones de venta e intermediación", tras dejar la presidencia.

Y utiliza a su hermano, Pablo Manuel González (ambos están encarcelados), para aflorar el dinero líquido que la UCO sospecha que oculta en algún lugar. Cuando los agentes de la UCO de la Guardia Civil registraron su casa y el despacho, el mismo día de su detención, buscaban con especial ahínco dinero en dinero en efectivo. Estos mismos agentes fueron los que hallaron a Francisco Granados (que lleva preso más de tres años por la Operación Púnica, y junto a González los hombres de confianza de Esperanza Aguirre), un millón de euros, que estaban escondidos en el altillo de un armario del dormitorio de sus suegros. Buscaron , pero no hallaron ninguna cantidad importante. Aparte de su lujosa casa de Madrid, González tiene el polémico ático de Marbella, al margen de artículos de lujo.

Ignacio González: "Se recuperó eso [el dinero], no veas, me va a venir de puta madre…”.

Debido a la alegría y rapidez con que Ignacio González dispone de dinero y a su deseo, expresado en las grabaciones de Lezo, de realizar inversiones dentro y fuera de España y sin tener que acudir a ningún banco, los investigadores creen que el "dinerillo en b" que maneja, según lo define su testaferro, Edmundo Rodríguez, puede superar los tres millones. Supuestamente blanquea dinero B con ayuda de su padre, imputado en la causa, de sociedades pantalla y de su hermano Pablo Manuel González. Y también de su cuñado, Juan José Caballero, marido Isabel González, hermana de Ignacio y portavoz adjunta segunda de la Asamblea de Madrid. Y se sirve de al menos tres sociedades, entre ellas Asesora 25 y Comunica Mas, para aflorar el dinero ilícito. Lo hace mediante trasvases cruzados de dinero, haciéndolo saltar de sociedad en sociedad, y fingiendo préstamos que le hace su padre.

El 16 de noviembre de 2016, Ignacio González confiesa a su hermano que se ha quedado “tieso” en sus cuentas bancarias. Y que hay que hacer una operación “como la de la otra vez”, del tipo “un préstamo de papá”. En ese momento del diálogo, a González le viene a la cabeza un dinero del que ya sabe que dispondrá, de la firma Comunica Más: “Ah, se recuperó eso, no veas, me va a venir de puta madre…”. Mueve en círculo su propio dinero para aparentar que es un préstamo que ha recibido, pero no explica de dónde ni de quién. Su sombra está detrás de Comunica Más, sospechan los investigadores. El expresidente insiste en que tiene las cuentas vacías e insta a su hermano a iniciar la operativa.

-Ignacio González: Podemos hacer alguna operación como la de la otra vez

-Pablo González: Qué era, un préstamo de papá, ¿no?

-I. G.: Sí. Hostia, es que he pagao 15.000 [euros] y trece mil y pico…

-P. G.: La otra vez lo hicimos con un contrato conmigo y eso…

-I.G.: No, un préstamo

P. G.: No, no, y un contrato con un… joder. No es por hacer el contrato, es por si…¿Cuánto necesitas? Depende de lo que sea...

I. G.: Pues eso mismo macho… para empezar a poner en mi cuenta…

P. G.: ¿Cincuenta?

I. G.: No, con 15.000… trece mil y pico...

P. G. “Dinero b entonces” (baja considerablemente el tono de la voz)

I. G.: Sí, dinero b… bueno, yo, yo, lo que hago es lo mismo, te doy el dinero y lo pongo en la cuenta, macho, porque es que estoy tieso” (también baja el tono de voz).

Junto al exministro Eduardo Zaplana, también investigado en Lezo, hace de intermediario y conseguidor ante políticos en favor de pudientes empresarios y planea crear estructuras societarias opacas en el extranjero. 25 millones del total de 31 pagados por el Canal por la compra de la ruinosa firma brasileña Emissao han desaparecido. El rastro del dinero en Suiza y Hong Kong lleva hasta Edmundo Rodríguez Sobrino, presunto testaferro del expresidente. Pero hay otros países y paraísos fiscales en los que también busca la UCO el dinero: Colombia, Luxemburgo, Bélgica, islas Vírgenes Británicas, Brasil, Panamá...

"Este país es una puta mierda"

En otra conversación interceptada con su hermano, Ignacio González no escatima en dinero para invertir.

I. G.: Oye entonces tenemos y, y Auditel, a ver que te contesta, ¿no? (está en negociaciones para comprar esta firma)

P. : Sí, pero Auditel si no tienes a nadie… En su momento tendremos que hablar con Javier de Andrés (ejecutivo de Indra). No va a haber que poner más, más allá de un millón o millón y medio

I. G. Sí pero hay que levantarlo, a ver… (baja el tono de voz) A ver qué hacemos, hay que montar algo macho, una empresa o algo…

P. G.:  Que sí, que sí (…) Búscate un millón… Déjame libre lo de las cantidades para que yo vea cuánto…dime qué cantidad necesitas y hacemos un contrato…

En otra conversación con su hermano, González habla de la compra de la firma Aditel, y suelta: “He tenido que pagar determinadas gestiones ¡estoy hasta los huevos! Creo que ya he terminado… He pagao 50.000 euros de mis cuentas…

P. G.: No, eso no es… creíble” – le dice su hermano.

I. G.: ¡Ya, macho, pero como este país es una puta mierda…! (...)

González al exdelegado de Ceuta: "Envía a tus chicos en busca de información"

En otra de las grabaciones, el expresidente de Madrid Ignacio González se muestra muy preocupado de que Anticorrupción y la Guardia Civil le estén siguiendo los pasos y llama a una de sus persona de confianza, ex delegado del Gobierno en Ceuta, Luis Vicente Moro, para que “envíe a sus chicos” en busca de información sobre el proceso penal (“porque esto ya se pasa de castaño a oscuro”, agrega). Quiere información y que trate de frenar informaciones periodísticas sobre el Canal. Ignacio no precisa a qué chicos se refiere, aunque conviene con Moro en “actuar con discreción”.

El 27 de diciembre pasado, poco antes de la una del mediodía, Moro llama a González y, por dos veces, relata al expresidente: “Mis amigos me dicen que tranquilidad absoluta, que por teléfono no me dan detalles, pero que estés muy tranquilo…”. A Moro, según las pesquisas, le constan numerosos viajes a República Dominicana y Panamá” y elaboró, siendo González vicepresidente, “un borrador de servicio secreto autonómico”. Coincidiendo con el caso de los espías de la Comunidad en el que se vieron envueltos él y su alter ego bajo la sombra de Aguirre Francisco Granados, cabecilla de Púnica.

En las diligencias y grabaciones, figura que el chivatazo lo da "una magistrada amiga de la casa", y también se habla de que su hermano Pablo va a mantener una reunión con el secretario de Estado de Interior, José Antonio Nieto, a quien los fiscales Carlos Iañez y Carmen García atribuyen el "chivatazo". En la causa consta que el encuentro existió, pero no hay ningún dato sólido que indique que fue él quien alertó a los González de la investigación contra ellos. 

Otra de las personas a las que acude González en busca de información y que parecen seguir sus instrucciones es Enrique Sánchez, presidente de la empresa de seguridad Segurisa, adjudicataria de numerosos contratos de la Comunidad y quien le acompañó a Johanesburgo en 2008. Este le ofrece hablar con sus contactos periodísticos y le facilita un documento sobre el pago de una comisión de 1,4 millones en Suiza tras la adjudicación por la Comunidad del trazado de tren Móstoles-Navalcarnero.

También acude a una agencia de comunicación para que "sonsaque" a un periodista de El PAÍS lo que sabe de su caso, y pide ayuda a directivos y ejecutivos del grupo Atresmedia (Marhuenda y Mauricio Casals) para que frenen noticias suyas sobre el Canal en los medios de esa firma y disuadan a la presidenta de Madrid para que retire de la fiscalía un informe sobre el Canal entregado en Anticorrupción.