Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad retira atún fresco sospechoso de provocar más de 50 intoxicaciones

Fue distribuido en Murcia, Valencia, Aragón, Andalucía, Castilla y León, País Vasco, Madrid y Cataluña

Pesca del atún frente a la costa de Garrucha (Almería). ATLAS

Las autoridades sanitarias españolas han retirado unos lotes de atún procedentes de Almería sospechosos de provocar una intoxicación alimentaria a más de 50 personas en todo el país por la presencia de altísimos niveles de la sustancia tóxica histamina. Como medida preventiva, la Agencia de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) recomienda no consumir atún comprado fresco entre el 25 de abril y 5 de mayo. La Consejería de Salud de Andalucía ha informado a última hora de este miércoles de la inmovilización de otro lote de este producto elaborado por la empresa Garciden el 6 de mayo.

El atún fue comercializado en diferentes lotes por la empresa Garciden, radicada en Vera (Almería) y fue distribuido en Murcia, Valencia, Aragón, Andalucía, Castilla y León, País Vasco, Madrid y Cataluña y, a nivel europeo, en Alemania, Italia y Portugal.

Qué es la histamina

La histamina es una de las sustancias tóxicas más dañinas que pueden encontrarse en los alimentos. Su aparición está relacionada con una mala higiene en la manipulación de los alimentos y con una mala conservación sobre todo del pescado, habitualmente una elevada temperatura durante periodos de tiempo prolongado. La histamina resiste el cocinado.

Es un compuesto presente de manera natural en el organismo, un vasodilatador que puede ser liberado en reacciones alérgicas. Asimismo, puede generarse por la acción de los microorganismos que se encuentran sobre la carne de algunos alimentos, sobre todo en el pescado, al transformar las proteínas del producto alimenticio.

Los síntomas de la intoxicación son sensación de hormigueo o quemazón en la boca, erupciones en la cara y parte superior del cuerpo, dolor de cabeza punzante, rubor y sudor facial, nauseas y vómitos. Las reacciones pueden producirse desde minutos después de consumir el pescado hasta las tres horas.

La agencia del Ministerio de Sanidad explica que supo este martes de la existencia de un brote que ha dejado 11 afectados en la Comunidad de Madrid el 5 de mayo, que se sumaban a otros afectados en Andalucía. La Consejería de Salud andaluza ha precisado este miércoles en un comunicado que ya son 38 los afectados por intoxicación alimentaria en la comunidad autónoma desde el pasado 5 de mayo, ha informado Europa Press. Además, cuatro personas se han visto afectadas en Murcia. La intoxicación, según Aecosan, ha alcanzado a otros países europeos, aunque no se ha precisado el número de personas intoxicadas.

Todos los intoxicados han cursado episodios leves, caracterizados por "picor de garganta, rubor y sudor facial, náuseas y vómitos, cefaleas y erupciones cutáneas". Son los síntomas claros de una escombroidosis, que se produce al comer pescados (como atún, caballa y sardinas) en mal estado con alto contenido de histamina. Debido a una inadecuada refrigeración o conservación del alimento, las bacterias convierten la histidina en histamina. El tratamiento para los afectados consiste en antihistamínicos, normalmente inyectados. En ninguno de los casos, según precisa la agencia del Ministerio de Sanidad, ha sido necesario el ingreso hospitalario. Todos los afectados han evolucionado favorablemente.

Los responsables de Salud Pública de la Junta de Andalucía han abierto una investigación, mantienen la empresa cerrada como medida de precaución y han informado de que ya son seis los lotes que han sido retirados, los elaborados desde el 1 al 6 de mayo (todos aquellos identificados en sus seis últimas cifras del lote que figura en el etiquetado como 170501 —el primero en el que se detectaron altos niveles de histamina—; 170502; 170503; 170504; 170505, y 170506). El primer lote afectado se compone de 13.949 kilos y procede a su vez de una partida de atún congelado, posteriormente descongelado, que fue comercializado a través de piezas completas (lomos, cola) de atún fresco envasado al vacío.

Tanto la empresa comercializadora como las autoridades sanitarias andaluzas y nacionales están retirando estos lotes a través de la red de alerta alimentaria. No obstante, el atún ha podido ser adquirido en pequeñas cantidades y diferentes formatos en pescaderías u otros comercios que vendan al consumidor final, por lo que es posible que quede producto en domicilios particulares.

El Mercado Central de Abastecimiento de Madrid (Mercamadrid) "ha paralizado" y retirado de la circulación todos los lotes de atún procedentes de Almería sospechosos de haber provocado una intoxicación alimentaria, ha informado la agencia Efe.

Aecosan recomienda a quienes hayan comprado atún fresco desde el pasado 25 de abril que se pongan en contacto con la pescadería o comercio donde lo adquirieron para saber si procede de la empresa almeriense. De ser así, se recomienda no consumirlo. También se aconseja ir al médico si, después de haber ingerido atún, se percibe alguno de los síntomas descritos.

Facua-Consumidores en Acción ha reclamado a la Junta de Andalucía que imponga una sanción ejemplarizante a la empresa almeriense Garciden. La Consejería de Salud andaluza tiene un expediente en curso para delimitar las responsabilidades de la empresa.

Más información