Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luis Hernando, forjador de la Nefrología española

Combinó enseñanza, investigación y práctica clínica

Luis Hernando
Luis Hernando

El pasado 5 de mayo nos dejó Luis Hernando Avendaño (Madrid, 1926), pionero de la nefrología en España y maestro de generaciones de nefrólogos. Hernando supo aprovechar con creces una herencia intelectual y una formación médica privilegiadas.

Hijo de uno de los fundadores de la farmacología moderna en España, Teófilo Hernando Ortega, formó parte del núcleo esencial de una de las principales escuelas de medicina de nuestro país, la de la clínica de la Concepción, La Concha, liderada por Carlos Jiménez Díaz.

Luis Hernando bebió de las fuentes generosas del pensamiento liberal, en su acepción más noble, en el que fue imbuido por su padre y por Gregorio Marañón, lo que marcó un estilo de vida en el que los ideales siempre prevalecieron por encima de las ambiciones personales. Desde que creó el primer servicio de nefrología de ámbito nacional, Hernando creyó en la triple vertiente asistencial, docente e investigadora de la medicina hospitalaria y se mantuvo fiel a esta convicción. El servicio que puso en pie fue la matriz en la que se formaron muchos líderes de la nefrología que a su vez contribuyeron a consolidar y engrandecer esta especialidad médica en España.

También impulsó la nefrología experimental. En el laboratorio de la Fundación Jiménez Díaz nos formamos muchos investigadores provenientes de la biología, la química o la medicina. Hoy, gracias a esta iniciativa, desgraciadamente poco emulada, La Concha mantiene un gran nivel de investigación. Más allá de los muchos hitos derivados de su quehacer clínico y docente en la facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid, el doctor Hernando sostuvo a lo largo de su vida un compromiso firme con la gestión de la formación médica y la difusión del conocimiento como impulsor del actual sistema MIR, presidiendo el Consejo de Especialidades Médicas, la Sociedad Española de Nefrología y fundador de la revista Nefrología.

Como patrono fundador de la Fundación Renal Íñigo Álvarez de Toledo, contribuyó al desarrollo de un modelo asistencial de diálisis extrahospitalaria eficiente y sostenible, basado en la atención integral para aumentar la calidad de vida de los pacientes, reinvirtiendo los beneficios en conocimiento a través del Instituto Reina Sofía de Investigación Nefrológica.

En momentos en los que se superponen tantos recuerdos y emociones, queremos resaltar también toda su bonhomía, su proximidad en momentos difíciles, su inagotable conocimiento de nuestra medicina, sus actores y su historia y su amor a la naturaleza y a su familia, norte que siempre vertebró su conducta. El doctor Hernando supo transmitir generosamente a la medicina española del siglo XX el legado recibido de tan excelente estirpe y grandes maestros. A nosotros nos regaló el tesoro de su amistad, un privilegio que nos construyó y que nos acompañará el resto de nuestras vidas.

Santiago Lamas Peláez y Diego Rodríguez Puyol son nefrólogos y patronos de la Fundación Renal Íñigo Álvarez de Toledo.