Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide al Supremo que tramite el suplicatorio para actuar contra Cañamero

El diputado de Unidos Podemos planta al alto tribunal, que lo había citado para declarar como investigado

Diego Cañamero se acerca al escaño del ministro de Justicia, Rafael Catalá, con unas fotografías de Iñaki Urdangarín y Andrés Bodalo, durante una sesión en el Congreso.
Diego Cañamero se acerca al escaño del ministro de Justicia, Rafael Catalá, con unas fotografías de Iñaki Urdangarín y Andrés Bodalo, durante una sesión en el Congreso.

El diputado de Unidos Podemos Diego Cañamero ha plantado este martes al Tribunal Supremo, que le había citado para declarar como investigado por un delito contra los derechos de los trabajadores. Cañamero, que se presume de haberse declarado “insumiso judicial” desde 2010, no ha acudido a la cita, por lo que el fiscal ha pedido al tribunal que solicite el suplicatorio al Congreso para poder actuar contra el diputado.

Cañamero está siendo investigado por el Supremo por dos posibles delitos: uno contra el derecho a los trabajadores en su modalidad de coacciones sobre el derecho de huelga y otro de daños. Los hechos ocurrieron supuestamente durante una huelga en noviembre de 2008, cuando, según el fscal, Cañamero, que entoncds era portavoz del Sindicato Andaluz de los Trabajadores (SAT), acudió a la finca La Jarrilla, en La Rinconada (Sevilla), junto a otras personas "con la finalidad de presionar a los trabajadores de la finca para que iniciaran o continuaran una huelga". La finca, situada en el término municipal de La Rinconada, está dedicada a la explotación de árboles frutales. "Una vez en el lugar, insultaron a los trabajadores y a los empresarios, llamándolos entre otros epítetos "sinvergüenzas, fascistas, hijos de puta", detalla el escrito del tribunal. El documento agrega que causaron diversos destrozos, como partir candados, inutilizar cerraduras, desinflar las ruedas de un tractor, todo ello para impedir el desarrollo de la producción y que los trabajadores que deseaban trabajar esos días no pudieran hacerlo. Los daños causados en la finca se tasaron en 1.798 euros, según el escrito de acusación del fiscal.

Aunque el caso se llevaba en los juzgados de Sevilla, donde el Juzgado de lo Penal 4 había dictado auto de apertura de juicio oral, al ser elegido Cañamero diputado en 2016 y estar aforado, las diligencias se derivaron al alto tribunal.

La comparecencia de este martes en el Supremo tenía carácter voluntario. El instructor de la causa en el Supremo, Andrés Martínez Arrieta,le había citado como investigado para tomarle declaración antes de decidir si actuaba contra él, para lo que el tribunal tiene que tramitar el suplicatorio al Congreso. Al no haberse presentado, el fiscal ha pedido que se dé ya este paso y se pida a las Cortes que retire el blindaje del aforado para poder interrogarle.