Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España, país de la UE más castigado por el terrorismo

Un estudio sin precedentes cartografía el mapa del terror en Europa en el arranque del siglo XXI

Cada vez que se comete un atentado, se informa ampliamente sobre la personalidad del terrorista, escudriñando en sus antecedentes y motivaciones, pero no suele mostrarse tanto interés por las víctimas. Para sacarlas del anonimato y enfrentar a los asesinos y sus cómplices con la desolación que provocan, la eurodiputada Maite Pagazaurtúa ha impulsado una investigación sin precedentes que pone nombre y apellidos a las 658 víctimas del terrorismo en los primeros 17 años del siglo XXI en la UE. Y a los 1.029 europeos asesinados fuera de la Unión.

Bomberos junto a uno de los trenes atacados con bombas en Madrid el 11 de marzo de 2004. Ampliar foto
Bomberos junto a uno de los trenes atacados con bombas en Madrid el 11 de marzo de 2004.

Son todos los que están y están casi todos los que son. Aunque faltan unos pocos, según reconoció Pagazaurtúa, eurodiputada de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) y expresidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, en la presentación del estudio, fruto de más de un año de trabajo en equipo. Se trata de una base de datos que permitirá a los investigadores indagar en una plaga que se ha convertido en la mayor amenaza para la democracia —al aportar la fecha, lugar, nombre, edad y sexo de las víctimas de cada atentado, así como la autoría o el tipo de arma utilizada— y que se ofrecerá a la Comisión Europea para que la asuma como propia, comprobándola y completándola.

Desde la frialdad de las estadísticas, ya es posible sacar algunas conclusiones: aunque la última víctima mortal de un atentado en suelo español se produjo en 2009, a manos de ETA, España sigue ostentando en este arranque del siglo el triste récord de encabezar la lista de países de la UE con más muertos por el terrorismo (253), debido a la magnitud del 11-M de 2004.

Le sigue Francia (250), la mayoría en los dos últimos años —cuando se produjeron los ataques contra el semanario Charlie Hebdo y la sala Bataclan— y Reino Unido (53). Alemania y Bélgica, que hasta el año pasado casi desconocían el azote del terrorismo, acumulan 24 y 36 víctimas mortales. Solo cuatro países de la UE (Luxemburgo, Austria, Malta y Eslovenia) no han sufrido atentados en su suelo.

GRÁFICO: Ciudadanos de la UE muertos en atentados terroristas pulsa en la foto
GRÁFICO: Ciudadanos de la UE muertos en atentados terroristas

En un mundo cada vez más globalizado, 107 de las 658 víctimas de atentados terroristas en territorio de la UE (23 de ellas, menores de 10 años) no eran ciudadanos de la Unión —hay siete con nacionalidad desconocida— y otros 1.029 europeos fueron asesinados en 12 países extracomunitarios. En este último apartado incluye 632 muertos en Afganistán, muchos de ellos militares. Pagazaurtúa admite que este punto es discutible, pero alega que “la frontera entre terrorismo y guerra asimétrica se ha vuelto difusa” y que los conflictos actuales “no pueden analizarse con parámetros de otro siglo”.

Desde su irrupción en primer plano, con los atentados del 11-S en Estados Unidos, el yihadismo se ha convertido en el actor más mortífero, causante del 82,6% de las víctimas, un 13,8% en atentados suicidas. Los primeros años del siglo XXI han vivido también los últimos coletazos del terrorismo nacionalista en Europa, el vasco y el irlandés, causante del 13,8% de las víctimas (58 de 74 a manos de ETA); mientras que la ultraderecha asesinó a 12 personas y la extrema izquierda a 9. Aunque estas formas de terrorismo sean contrapuestas en su ideología todas tienen un denominador común, en opinión de Pagazaurtundúa: su totalitarismo. Lo resume en una frase: “Piensa como yo, calla o muere”.

Además del trabajo cuantitativo, el Libro negro del terrorismo en Europa, el estudio ofrece un análisis cualitativo o Libro Blanco, en el que han colaborado expertos como el filósofo Fernando Savater, el investigador Fernando Reinares, el alcalde de Malinas (Bélgica) Bart Sommers o la fundadora del centro francés de prevención de la radicalización (CPDSI) Dounia Bouzar, entre otros.

Más allá de su interés académico, su objetivo es concienciar a los países europeos de la necesidad de proteger a las víctimas del terrorismo. Solo tres países tienen una legislación específica sobre este problema (España, Francia e Italia) y no existe una directiva que garantice los mismos derechos a todos los europeos. “Queda muchísimo por hacer en esta materia en la UE”, reconoce la directora general de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo, Sonia Ramos. Pero el estudio presentado este viernes “es un gran paso”.

Más información