Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior contempla el “desnudo integral” para cachear menores

La medida se podrá aplicar a jóvenes de 14 a 18 años, según un protocolo policial

José Antonio Nieto, durante su última comparecencia en el Congreso. Foto: Uly Martín. Vídeo: ATLAS

El nuevo Protocolo de actuación policial con menores elaborado por el Ministerio del Interior contempla la posibilidad de que los jóvenes entre 14 y 18 años que sean detenidos puedan ser sometidos por la policía a un “desnudo integral” para cachearlos “cuando concurran circunstancias debidamente justificadas que lo hagan necesario”. El documento, al que ha tenido acceso EL PAÍS, fue firmado por el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, el pasado 24 de abril con orden de hacerlo llegar a las delegaciones del Gobierno para su distribución a las autoridades autonómicas y municipales. El pasado lunes se incluyó en la Orden General de la Policía para que llegara a todos los agentes.

La anterior versión de dicho protocolo, elaborado en 2007, no hacía mención expresa a la posibilidad de desnudar a los menores para cachearlos de modo exhaustivo. De hecho, la única ocasión en la que un documento de Interior citó esta medida para jóvenes entre los 14 y los 18 años fue en un informe elaborado en 2015 a petición de los representantes sindicales de los vigilantes privados que custodian los centros de menores. En el mismo se recalcaba que la decisión de desnudar a un menor para registrarle solo se podía aplicar “previa notificación urgente al juez de menores y al fiscal de guardia con explicación de las razones que aconseja dicho cacheo”.

Ahora, sin embargo, Interior no hace referencia ni a este informe ni a dicha condición previa. Se remite simplemente a sendas instrucciones dictadas en 2005 y 2007 referidas a detenidos mayores de edad, en los que la decisión de realizar un “registro exhaustivo” se deja en manos del “responsable policial”. En estos documentos se reconoce la medida como “una intromisión en la intimidad personal”, pero se justifica en la necesidad de “averiguar si el sujeto porta en los pliegues u otras partes de su cuerpo o entre sus ropas algún objeto peligroso o prueba incriminatoria”.

“Contra su voluntad”

El nuevo protocolo recoge la posibilidad de desnudar a un menor arrestado en el apartado dedicado a la “forma de la detención, cacheo y esposamiento”. Así, mientras en el documento de 2007 se limitaba a recalcar que el cacheo debía hacerse “con respeto absoluto a sus derechos fundamentales y siempre como medida de seguridad para el propio menor y los actuantes”, en el nuevo texto se añade no solo la posibilidad del “desnudo integral”, sino también que dichos registros personales “podrán llevarse a cabo contra la voluntad del afectado, adoptando las medidas de compulsión indispensables, conforme a los principios de idoneidad, necesidad y proporcionalidad”.

El documento también detalla que la detención “deberá practicarse en la forma que menos perjudique al menor en su persona, reputación o patrimonio” y siempre como respuesta “proporcionada a sus circunstancias personales y al delito cometido”. En este punto, pone especial énfasis “en los casos de delitos violentos, sexuales o terroristas cometidos por menores entre 16 y 18 años”. También contempla “el uso de grilletes” si la “actitud del menor en el momento de su detención” así lo aconseja y “no sea posible otro medio de contención física”.

Más información