Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Partidos y Comunidades critican el pacto por el Cupo

El acuerdo entre el PP y el PNV incluye que la administración central compense a Euskadi con 1.400 millones

Partidos y Comunidades criticaron este jueves el acuerdo alcanzado entre el PP y el PNV para que los nacionalistas vascos apoyen los Presupuestos a cambio de que el Gobierno rebaje en más de 500 millones anuales la aportación de Euskadi a la hucha común. Los líderes autonómicos del PP y del PSOE aceptaron el pacto, pero lamentaron que reduzca la financiación del resto de Comunidades. Irene Montero, portavoz de Podemos, afeó al Ejecutivo que use el Cupo como “moneda de cambio”. Y Albert Rivera anunció que Ciudadanos votará en contra de la medida.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, antes del debate de los presupuestos.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, antes del debate de los presupuestos. EFE

El acuerdo entre el PP y el PNV, que también incluye que la administración central compense a Euskadi con 1.400 millones de los 1.600 que le reclamaba desde 2007 por discrepancias en concepto de Cupo, provocaron la reacción de todos los partidos.

PSOE. El PSOE, que gobierna con el PNV en Euskadi, defendió el Cupo, pero advirtió que estudiará con “rigurosidad” el acuerdo. Según Isabel Rodríguez, la secretaria general adjunta del grupo socialista en el Congreso, si el pacto se hubiera producido con el PSOE en el Gobierno “los titulares del PP serían que se vende España o se compra España”.

Podemos. La portavoz de Unidos Podemos en el Congreso, Irene Montero, aseguró este jueves que el PP ha sacado adelante las cuentas públicas a base de “comprar voluntades”, usando como “moneda de cambio” el Cupo. Además, Montero especificó que el acuerdo “somete lo que es un derecho a los designios del PP”.

Ciudadanos. El socio del Gobierno, que apoya los Presupuestos, intentó desmarcarse de la mejora del Cupo, que considera un privilegio que favorece la desigualdad entre los españoles. “Con el acuerdo presupuestario estoy de acuerdo, porque Ciudadanos está a favor de que se invierta en la Y vasca o en el corredor atlántico”, dijo Albert Rivera, a quien los críticos de su partido afean lo que consideran una contradicción. “El cupo es una ley aparte y nosotros no estamos de acuerdo. Votaremos en contra. Que lo apoyen el PP y el PSOE, que han defendido siempre el privilegio y no la igualdad”.

Compromís. “¿Por qué un niño que nace en el País Vasco tiene más oportunidades que uno que nace en la Comunidad Valenciana o en otra parte de España?", se preguntó Mónica Oltra, líder de Compromís, quien señaló que el acuerdo quiebra la igualdad entre las autonomías y pidió “un sistema igualitario independientemente de dónde viva cada uno".

Galicia. El presidente de la Xunta, el popular Alberto Núñez Feijóo, lamentó el jueves la alianza entre el PP y el PNV. “Lo lógico era hacer un pacto con el PSOE y que los presupuestos sean del Estado, es decir, del conjunto de los españoles, y no unos presupuestos de una parte de los españoles con una parte de España que es Euskadi”, afirmó, culpando del desenlace a los socialistas. Feijóo, además, pidió al Ejecutivo que “sea transparente en lo relativo al cupo” y que se explique al resto de comunidades autónomas qué consecuencias tendrá el acuerdo en el nuevo modelo de financiación autonómica y por qué Euskadi va a aportar 500 millones de euros menos a la caja común.

Andalucía. La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, consideró este jueves que el Gobierno tendrá que explicar con “mucha transparencia” el acuerdo. Tras manifestar su respeto por el sistema Díaz afirmó que en el marco de un nuevo modelo de financiación autonómica “el cupo tendrá que ser solidario con el conjunto del territorio”.

Comunidad Valenciana. “El Cupo vasco está en la Constitución, lo que no puede haber es discriminación”, indicó el presidente del Gobierno valenciano, el socialista Ximo Puig. “Si hay dinero para solucionar el Cupo Vasco, que haya también para el resto de las comunidades autónomas”, resaltó. “Esta discriminación permanente lo único que genera es conflicto y el Gobierno lo que debe garantizar es la equidad entre los ciudadanos”.

Islas Baleares. “La financiación de las Comunidades Autónomas no pude depender de la debilidad política del Gobierno de España”, argumentó la socialista Francina Armengol, presidenta balear. “Los ciudadanos de todos los territorios tienen derecho a tener bien financiados sus servicios públicos. Con todos los parámetros, Baleares es la peor financiada. Y el Gobierno lleva cinco años sin avanzar. Le exigimos que avance en el sistema de financiación autonómica porque de momento lo que hemos visto es nuevos recortes y poca inversión”.

Castilla- La Mancha. Fuentes del equipo del socialista Emiliano García Page subrayaron tanto las positivas connotaciones del pacto en relación con el debate catalán —puesto que demostraría que Gobierno y nacionalistas pueden llegar a acuerdos— como los efectos negativos que tendrá en la financiación del resto de Autonomías.

Aragón. El presidente de Aragón, el socialista Javier Lambán, consideró que el acuerdo entre el Gobierno y el PNV hace “absolutamente imposible” que se pueda alcanzar un pacto de financiación autonómica con el resto de comunidades.

Extremadura. El presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, opinó que el PNV ha entregado sus votos “a cambio de muchos miles de euros” y apeló al trabajo de los extremeños porque ellos no tienen “partidos nacionalistas ni lobbies”.

Cantabria. El consejero cántabro de Economía, Hacienda y Empleo, Juan José Sota (PSOE), reivindicó un “trato justo” para las comunidades, antes de cuestionar que a una de las Autonomías “más ricas de España” se la dan “muchos mayores ingresos”, mientras a las que tienen más problemas “les quitan” recursos “a los que tienen derecho”.

Castilla y León. “Para nada beneficia al conjunto”, asumió la portavoz del Ejecutivo castellanoleonés, Milagros Marcos (PP), quien ha considerado que estos acuerdos se deben “poner encima de la mesa” de la negociación de la financiación autonómica, porque, si no, van “en detrimento de todas las demás”.

Con información de Maria Josep Serra y Sonia Vizoso.

Más información