Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El final de ETA

Prisión para los etarras Aginagalde y Larretxea por el asesinato de Inaxio Uria

La Audiencia Nacional condena a 44 años de cárcel a ambos terroristas por matar al empresario vasco en 2008

Pintadas de apoyo a ETA, en el barrio de Rezola de San Sebastian.
Pintadas de apoyo a ETA, en el barrio de Rezola de San Sebastian.

Beinat Aginagalde y Joanes Larretxea, miembros del comando Ezusta de ETA, han sido condenados a 44 años de prisión por el asesinato del empresario Inaxio Uria, crimen perpetrado en Azpeitia (Gipuzkoa) el 3 de diciembre de 2008. Otro integrante del comando, Manex Castro, ya fue condenado por este asesinato a la misma pena en marzo de 2013. Los condenados deberán indemnizar a la viuda y los cinco hijos del industrial, cuya empresa trabajaba en las obras de la Y griega ferroviaria vasca, con 400.000 euros cada uno.

Según la sentencia, cuando Uria salió a primera hora de la tarde de las oficinas de su compañía, Altuna y Uria, y se introdujo en su vehículo, uno de los dos miembros del comando se le acercó y le disparó tres balazos a bocajarro, que acabaron con su vida en acto. A continuación, Aginagalde y Larretxea, que en el pasado han sido condenados también por el asesinato del concejal socialista de Arrasate Isaías Carrasco, huyeron en un vehículo que habían sustraído a su propietario, al que tuvieron retenido y maniatado durante varias horas. El dueño de este vehículo fue custodiado en otro coche que Aginagalde había pedido prestado a un amigo, que no tenía conocimiento que se iba a usar para cometer delitos.

ETA reivindicó el crimen en el diario Gara. En el comunicado en el que asumía la autoría, la banda terrorista, en la actualidad desarmada, justificaba el asesinato “por la responsabilidad” de la víctima “en el trabajo de la construcción de un proyecto impuesto a Euskal Herria, el tren de alta velocidad”. Los etarras también mataron al industrial “por negarse a pagar el impuesto revolucionario”.

En la sentencia de la Sección Primera de la Audiencia Nacional ha actuado como ponente el magistrado Javier Martínez Lázaro. Para el tribunal, no hay duda de que el atentado lo cometió el comando Ezuste de ETA. Según informes de inteligencia policial de la Ertzaintza, este grupo estaba liderado por Larretxea, que tenía a sus órdenes a Beinat Aginagalde, miembro “legal” (no fichado) de la banda.

Más información