Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El acuerdo con el PNV para los Presupuestos incluye la rebaja del cupo y 3.380 millones para la alta velocidad

El Gobierno vasco consigue que el Estado rebaje el cupo y devuelva 1.400 millones de euros por las discrepancias de años anteriores

Aitor Esteban (i) saluda a Rafael Hernándo, hoy en el Congreso.

El acuerdo con el PNV para que apoye los Presupuestos Generales del Estado del Gobierno de Rajoy no solo incluye una cuantiosa rebaja del cupo y la devolución de 1.400 millones de euros sino también cerca de 4.000 millones de euros. La mayor partida es una inversión de 3.380 millones de euros hasta 2023 para la principal infraestructura ferroviaria, la denominada Y vasca que conectara las tres capitales en alta velocidad. De 2023 a 2025 se finalizarán además las obras en las estaciones de las tres capitales vascas: Bilbao soterrada, Vitoria parcialmente y San Sebastián en plataforma.

Además, se impulsarán las plataformas logísticas en Lezo (Gipuzkoa), con unos 100 millones y la Intermodal de Jundiz, en Álava, con otros 120 millones de euros, entre otros trabajos.

Otro de los puntos del acuerdo es la rebaja tarifaria de la electricidad empezará a aplicarse en las empresas vascas y en las comunidades con el mismo tipo de líneas, a partir del uno de enero de 2018. El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, interpreta que el ahorro para las firmas vascas será de 50 millones de euros anuales.

Tras presentar el pacto presupuestario, Ortuzar ha asegurado que los temas de autogobierno, paz y convivencia, y política penitenciaria, no han estado en la mesa de negociaciones. “Siempre están en la agenda del PNV, pero no han estado en esta negociación”, ha declarado. A partir de ahí, Ortuzar ha reconocido que el nuevo clima entre los dos partidos podría abrir nuevos escenarios. “Si el PP confía en el PNV para temas de gestión por qué no podría hacerlo para otro tipo de asuntos”, se ha preguntado. “Aparte de este acuerdo no hay más compromisos pero sí más confianza para hablar”, ha concluido.

1.400 millones de Cupo a devolver

"Un acuerdo excelente". La administración central compensará a Euskadi con 1.400 millones de los 1.600 que le reclamaba por discrepancias desde 2007 en concepto de Cupo. Además, desde este año y para el próximo lustro, el cupo se ha fijado en 956 millones de euros, 569 menos que el de 2016, y pese a que en el presupuesto de 2017, todavía en debate, la cifra provisional era de 1.200 millones. El acuerdo se ha cerrado en vísperas del debate presupuestario en el Congreso de los Diputados y servirá para que los cinco diputados del PNV apoyen las Cuentas del Estado. La negociación se ha llevado a cabo entre el ministro Cristóbal Montoro y el consejero de Hacienda vasco, Pedro Azpiazu, y cierra diez años de incertidumbre financiera entre ambos gobiernos.

Los 1.400 millones se compensarán al Gobierno vasco en los próximos cinco años, con lo que el Ejecutivo autonómico ni siquiera pagará esos 956 pactados sino que serán, aproximadamente, 800.

El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ha confirmado el acuerdo para apoyar los Presupuestos de 2017, que servirá para que el proyecto del Gobierno supere el primer escollo, el del debate de totalidad, con 175 votos de PP (137), Ciudadanos (32), los cinco de nacionalistas vascos y el de Coalición Canaria.

El acuerdo incluye medidas para rebajar la tarifa eléctrica de las empresas para mejorar la competitividad industrial; inversiones de infraestructuras en el País Vasco como las plataformas logísticas de Lezo-Gaintxurizketa y Jundiz, la terminal intermodal de Jundiz, en Álava y su conexión con los puertos de Bilbao y Pasaia; el fomento del vehículo eléctrico y de la I+D+i a través de distintas partidas presupuestarias y un compromiso de calendario para concluir las obras de la llamada "Y vasca" ferroviaria que conecta las tres capitales de la comunidad para que esté operativa en 2023 y conectada con Francia en 2025; medidas de coordinación de seguridad para, por ejemplo, incrementar la plantilla de la Ertzaintza y para que la policía vasca ingrese en los foros europeos de decisión y mejoras en la inspección de la Seguridad Social, entre otras.

Esteban ha asegurado que no se incluye ningún acuerdo sobre política penitenciaria o transferencia de prisiones al País Vasco, por la voluntad de ambas partes de sacar este asunto de la negociación. También ha rechazado que este acuerdo sirva para el apoyo de futuros Presupuestos como el de 2018 que empezará a tramitarse antes de verano.

"No es agradable negociar en estas circunstancias, pero no vemos otra alternativa", ha señalado Esteban sobre el hecho de que se negocie con acusaciones de corrupción. "Somos gente seria", ha dicho para garantizar que mantendrán el apoyo en todo el trámite, para el que solo falta el imprescindible voto del diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo.

"Es un acuerdo excelente", ha dicho Azpiazu. El ejemplo de cómo va a recuperar el País Vasco esos 1.400 millones es lo que va a suceder con el cupo de 2017. De los 956 millones pactados este martes entre las dos administraciones, se descontará 140, el 10%. Es decir, el Gobierno vasco transferirá 816, todavía 34 millones menos de los 850 que se había marcado como objetivo el Ejecutivo de Íñigo Urkullu. La senda de compensaciones se hará en 2018 con el descuento de otro 15% de los 1.400 millones y así sucesivamente con el 20%, el 25% y el 30% hasta la devolución completa.

El Cupo es el dinero que Euskadi paga al Estado por las competencias no transferidas. El método para calcularlo se establece en leyes quinquenales y, desde 1982 está fijado en el 6,24% de esas partidas de gasto. El porcentaje es, teóricamente, el peso de la economía vasca en la estatal. Ese índice del 6,24% no se ha tocado. Se aplica a las partidas de los gastos que hace el Estado en Euskadi por servicios que no están transferidos. 

La última cantidad pactada fue la de 2007 con un acuerdo de pago de 1.565 millones de euros. Desde entonces ambos gobiernos no han podido renovarla por discrepancias en la metodología. El gobierno vasco considera que las diferencias se centran en la liquidación de los cupos correspondientes a los dos últimos quinquenios, los comprendidos entre 2007 y 2011 y entre 2012 y 2016. Así, considera que desde 2011 se han pagado 1.600 millones de más y que el Cupo debería rondar los 850 millones anuales, aunque el proyecto de presupuestos del Estado para este ejercicio elevaba esa cifra hasta los 1.202 millones.

El texto acordado entre ambos gobiernos será aprobado en una Comisión Mixta del Concierto Económico a celebrar en la segunda quincena de mayo. "El acuerdo abre un periodo de estabilidad financiera", ha dicho el consejero.

Más información