Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘número dos’ de Interior volvería a recibir al hermano de González

Nieto acusa a la oposición de mentir y manipular y a los medios de falta de ética

“¿Cómo se atreve usted a venir a abroncarnos a los diputados?”, espetó el portavoz del PSOE Antonio Trevín al secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto. El número dosde Interior acababa de concluir ante la comisión de Interior el relato de su reunión en su despacho oficial con Pablo González, hermano de Ignacio González, expresidente de la Comunidad de Madrid, ambos encarcelados ahora por la llamada Operación Lezo. Nieto aseguró que volvería a reunirse, negó que hablaran de ese caso de corrupción y descalificó a oposición y periodistas.

José Antonio Nieto en su comparecencia en la comisión de Interior del Congreso.

“Habría hecho lo mismo con la información que tenía entonces” y “si pudiera dar marcha atrás actuaría igual y preferiría pasar este calvario”, aseguró Nieto, en una intervención plagada de críticas y reproches a los partidos de la oposición y descalificaciones genéricas a los medios de comunicación y a las informaciones publicadas sobre el caso. Acusó a la oposición de mentir, de no preparase la comparecencia y de actuar como si estuvieran “en la charleta de una barra de un bar”.

Nieto compareció porque en el auto del juez Eloy Velasco consta que recibió el 8 de marzo a Pablo González, hermano del expresidente madrileño Ignacio González; porque en ese sumario hay indicios reiterados de que los ahora encarcelados fueron advertidos de la investigación y de los pinchazos de sus comunicaciones y porque los acusados comentaron lo “interesante” de la reunión, con prevención a intercambiar información por teléfono. Por eso, los grupos no se dieron por satisfechos con su versión, el PSOE pidió su dimisión y todos sospechan que Nieto pudo advertir a González.

El número dos de Interior relató que en enero, a través de su gabinete, recibió una petición de Pablo González, director de estrategia y operaciones de Mercasa para reunirse. Lo reiteró en marzo y, finalmente, encontró hueco el 8 de marzo, “no más que unos minutos para saludar y para establecer colaboración entre dicha empresa pública” y el ministerio.

Acusaciones contra prensa y diputados

La intervención de Nieto estuvo plagada de acusaciones de mentira, manipulación y poca preparación hacia los diputados: “El asunto ha sido manoseado y manipulado”; “he echado en falta respeto y consideración en lo que he leído”; “que la verdad no estropee un linchamiento político y un titular”; “hay insolventes intelectuales”; “quieren construir un relato con fragmentos del sumario para mantener la tormenta mediática” y “¿han respetado las normas más básicas de la ética periodística? ¿Están siendo éticos muchos de ustedes?”.

Nieto dijo sentirse víctima de una “cacería” y hasta mostró fotos del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, con una estelada para responder.

La reunión se inició a las 9.40. “Dijo que era solo para saludarme tras dos años sin verme desde 2015, en las elecciones municipales, y en la junta general de Mercacórdoba”, explicó. Según Nieto, le preguntó por su etapa profesional y le planteó mejoras en sistemas de seguridad de los mercados “por amenazas que todos conocemos”. A las 9.55 concluyó la reunión porque le avisaron de que debía acudir a la comisión de secretarios de Estado.

El número dos de Interior aseguró que no pudieron hablar de la investigación en marcha porque desconocía su existencia. Añadió que nada hay reprochable en una reunión “agendada, en despacho oficial y a la vista de todos los trabajadores”. También señaló que si lo fuera, el juez habría actuado contra él por un delito de revelación de secretos y retó a quienes le acusan a acudir al juzgado a proceder contra él. Concluyó pidiendo a los diputados “altura de miras y respeto” y con la frase: “No somos bestias salvajes, no nos tratemos como si lo fuéramos”.

Miguel Gutiérrez, de Ciudadanos, le acusó de “torpeza política” y le respondió: “Lo que nos dice no nos convence nada. Es un intento torticero de echarnos encima ese baldón de intentar judicializar su gestión”. Rafael Mayoral, portavoz de Podemos, elevó el tiro y pidió que se vaya el Gobierno y “la triple alianza” de PP, PSOE y Ciudadanos, con referencia a la anunciada moción de censura.

Y José Alberto Martín-Toledano, portavoz del PP, defendió al número dos de Interior echando mano de Venezuela y sus relaciones con el partido de Pablo Iglesias y con el recuerdo del apoyo del PSOE a condenados por el caso GAL a finales del siglo pasado. “Usted es más chulo que un ocho. Le han pillado con el carrito del helado y está de fango hasta las orejas”, remató Gabriel Rufián (ERC).

Pese a todo, Nieto cerró diciendo: “No saben la tranquilidad con la que me voy”.

Más información