Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Reyes viajarán al Reino Unido un mes después de las elecciones británicas

Los Gobiernos de Madrid y Londres deciden trasladar la visita a los días 12, 13 y 14 de julio

Los Reyes durante la ceremonia de entrega del Premio Cervantes al escritor Eduardo Mendoza. Ampliar foto
Los Reyes durante la ceremonia de entrega del Premio Cervantes al escritor Eduardo Mendoza. EFE

Los Reyes realizarán finalmente la visita de Estado al Reino Unido entre los días 12 y 14 de julio, un mes y cuatro días después de lo previsto, tras la convocatoria anticipada de elecciones de la primera ministra británica, Theresa May, para el 8 de junio, fecha que solapaba la estancia de Felipe VI y la reina Letizia en Londres.

La Oficina de Información Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores ha comunicado este viernes en una escueta nota el traslado de fechas acordado entre los Gobiernos de ambos países. La visita, que ya había sido suspendida en 2015 a causa de la interinidad del Gobierno de España, fue fijada para los días 6, 7 y 8 de junio, sin embargo, la inesperada convocatoria de elecciones, que ha sido refrendada por el Parlamento de Westminster, obligaba a reconsiderarla.

Tras el anuncio de May, el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, admitió que "lo lógico" era aplazar el viaje de Estado al coincidir el último día de estancia de los Reyes en el Reino Unido con la jornada electoral. Además, la interinidad del Gobierno británico impone un perfil político bajo que podía deslucir la visita de los Reyes de España.

La Casa Real británica ha precisado en su cuenta de Twitter que han sido los propios reyes Isabel II y Felipe VI quienes han acordado que, debido al adelanto electoral, la visita de Estado en junio "debía ser aplazada".

La visita, ahora entre el 12 y el 14 de julio, “servirá para reflejar al más alto nivel posible la excelencia e intensidad de los lazos y relaciones bilaterales entre España y el Reino Unido y el compromiso de preservarlas en beneficio de los ciudadanos de ambos países”, según indicó el Ministerio de Asuntos Exteriores en el anuncio del viaje el pasado marzo.

El hecho de que desde hace 31 años un jefe de Estado español no visite de forma oficial Reino Unido confiere a este viaje un interés especial, además acrecentado por la decisión del Reino Unido en referéndum de no permanecer en la Unión Europea. 

Las relaciones entre ambos países se han enrarecido tras este acontecimiento, llenando de incertidumbres el horizonte de intereses compartidos, así como el futuro de los más de 250.000 británicos que viven en España y los 200.000 españoles que viven en Reino Unido.

El programa del desplazamiento todavía no está cerrado, según fuentes del Gobierno español. En la visita aplazada en 2016, que también constaba de tres días, estaba previsto que los Reyes se alojaran en el castillo de Windsor, a 40 kilómetros de Londres, igual que ocurrió en 1986 en el viaje de Juan Carlos I y la reina Sofía a Reino Unido. Sin embargo, ahora lo harán en el Palacio de Buckingham.

El pasado marzo, el embajador británico en España, Simon Manley, se mostró "encantado" ante el anuncio en un año en el que Reino Unido celebra el Jubileo de Zafiro de la reina Isabel II, y expresó su alegría en un acto en Santander, donde se encontraba, de que los Reyes de España hubiesen aceptado la invitación.

Como es habitual en las visitas de Estado, los Reyes serán agasajados con una cena de gala ofrecida por la Corona británica y mantendrán encuentros, en caso de revalidar el cargo en los comicios, con la primera ministra, Theresa May, empresarios y la colectividad española. El Rey también podría tener una intervención en el Parlamento de Westminster.

Más información