Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se hunde un ferry que llevaba cuatro años abandonado en el Puerto de Algeciras

Las autoridades han colocado balizas y una barrera para evitar que se extienda un posible vertido

El barco, semihundido esta mañana en el puerto de Algeciras.

El Panogia Parou, un ferry que llevaba cuatro años amarrado en el puerto de Algeciras (Cádiz), no ha podido resistir el furibundo temporal de levante que azota la provincia de Cádiz y ha comenzado a hundirse. La principal hipótesis es que un golpe de mar, durante la pasada madrugada, provocó una vía de agua en el casco de la embarcación. Desde entonces, el buque se hunde por la popa y justo en el cantil del muelle en el que lleva amarrado todo ese tiempo. En estos momentos, el barco continúa sumergiéndose en el mar, mientras las autoridades marítimas controlan la seguridad del perímetro.

En el interior de la embarcación no había nadie en el momento del suceso, ya que lleva abandonada desde 2013, como precisan desde la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras. De hecho, el fast ferry ni siquiera llegó a operar en las líneas del Estrecho con Ceuta o Tánger que hoy permanecen interrumpidas por el temporal de viento.

Fue alrededor de las 1.30 de la madrugada cuando las autoridades marítimas se cercioraron de que el buque había comenzado a hundirse. El fuerte oleaje provocó la rotura de los cabos que lo amarraban al muelle y una posterior vía de agua en el casco del buque. Durante estas horas, el barco se ha ido hundiendo primero por la popa y luego escorándose hacia babor (el lado izquierdo del barco). A su alrededor, las autoridades han colocado balizas y una barrera para evitar que se extienda un posible vertido.

Una vez hundido, la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras y Capitanía Marítima tendrán que ordenar el reflote de un buque que, en su día, operó para la naviera Inter Shipping. De hecho, el Panagia Parou tiene 102 metros de eslora y 17 de manga y llegó a Algeciras con la intención de cubrir una línea entre Tarifa y Tánger. Sin embargo, nunca llegó a entrar en servicio en esta ruta, como explican desde la Autoridad Portuaria de Algeciras.

El impago a una compañía española por unos arreglos en el ferry provocó el embargo de la nave, según relataba en noviembre de 2013 el medio local Europa Sur. Esta situación pilló por sorpresa a la tripulación, compuesta en su día por 19 personas. Ante el impago de sus nóminas, poco a poco todos los miembros de la tripulación fueron dejando el barco hasta que se quedó abandonado en el puerto de Algeciras.

Alerta naranja

El fuerte oleaje ha sido el que ha acabado finalmente con el limbo administrativo en el que se encontraba el Panagia Parou. El accidente de este fast ferry no es el único que se ha producido en estos días en la provincia de Cádiz. Desde ayer, los fuertes vientos de levante han llevado a paralizar la mayor parte de la actividad de carga y descarga del puerto de Algeciras. Además, desde la tarde de ayer están interrumpidos los servicios de ferry con las ciudades de Ceuta y Tánger.

Las rachas de viento, que están llegando a alcanzar los 105 kilómetros por hora y olas de hasta seis metros, han llevado a cerrar el puerto de Tarifa. Incluso en un puerto relativamente resguardado de las inclemencias meteorológicas como el de Cádiz ayer se paralizó toda actividad en una medida poco habitual. El viento mantiene a la provincia en alerta naranja por fenómenos costeros y vientos tanto en la costa como en el interior. En principio, las alertas se mantendrán hasta la madrugada de mañana sábado.

Hasta el momento, la provincia acumula más de 460 intervenciones por los efectos del temporal. La mayor parte de ellas han estado motivadas por la caída de árboles, desprendimientos de cubiertas y caída de cascotes, señales y vallas. Hasta ahora cinco personas han resultado heridas por caerles encima objetos como ramas, carteles o tablones. El peligro ha llevado a localidades como Jerez a cerrar instalaciones deportivas, parques y jardines y el zoo botánico.

Además, durante la jornada de ayer se paralizó la actividad del Campus Universitario de Puerto Real y se cerraron tres institutos de distintas localidades de la provincia. Según datos registrados en el observatorio de la capital durante la jornada de ayer se registraron vientos con una fuerza de 103,7 kilómetros por hora. Desde marzo de 2005 no se contabilizaban en dicho observatorio vientos de levante superiores a los 100 kilómetros por hora.

Más información