Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez deja en libertad al empresario Javier López Madrid tras su detención por el pago de comisiones

El magistrado impone al consejero de OHL una fianza de 100.000 euros

Javier López Madrid abandona de madrugada la Audiencia Nacional. VÍCTOR SAINZ / ATLAS

El empresario Javier López Madrid, consejero de la compañía OHL y yerno de Villar Mir, ha sido detenido por supuesta financiación irregular del PP de Madrid, según fuentes cercanas al caso. López Madrid está implicado en el supuesto pago de una comisión de 1,4 millones de euros por el proyecto fallido del tren de Navalcarnero. Tras declarar ante el juez, el magistrado le dejó en libertad bajo fianza de 100.000 euros, que deberá abonar antes del 28 de abril. El ministerio público había pedido una fianza de un millón de euros.

López Madrid fue detenido cerca de la medianoche de este jueves después de aterrizar en Barajas. Su arresto se enmarca en una nueva fase de la operación Lezo, destapada este martes y por la que ha sido detenido el expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González. Horas antes, la Guardia Civil había registrado la sede de OHL, donde reclamaron datos de la obra del tren de Navalcarnero y Móstoles. El contrato, adjudicado por la Comunidad de Madrid en 2007, llevaba paralizado años por las discrepancias surgidas entre la constructora y la Administración regional.

1,4 millones que acabaron en Suiza

Los 1,4 millones de la supuesta comisión pagada por OHL al expresidente madrileño Ignacio González acabaron en una cuenta en Suiza a nombre del empresario español Adrián de la Joya, residente en ese país. De la Joya, que declaró el jueves como imputado, negó que dicha cantidad esté relacionada con el político y lo vinculó a un negocio fallido en África. El nombre de este empresario salió recientemente en el caso Gürtel por una transferencia a cuentas del extesorero del PP Luis Bárcenas.

Los investigadores buscaban datos sobre el supuesto pago de una comisión a través de una filial mexicana de OHL que transfirió 1,4 millones a cuentas suizas que se sospecha estaban a nombre de presuntos testaferros de Ignacio González.

López Madrid también está imputado en el caso Púnica. El juez Eloy Velasco ha investigado en esta causa si el PP de Madrid fue el receptor final de más de un millón de euros que supuestamente donó Javier López Madrid al entonces gerente del partido Beltrán Gutiérrez Moliner. Las iniciales de este y de López Madrid figuran en una agenda secreta de Francisco Granados, el ex número dos del PP madrileño, en prisión preventiva por el caso Púnica, junto a cantidades de dinero que presuntamente corresponden a pagos al exgerente.

El consejero de OHL también ha sido condenado a seis meses de prisión por el caso de las tarjetas black de Caja Madrid. La sentencia considera que se apropió indebidamente de 35.988 euros al gastarlos con la tarjeta opaca de la entidad. López Madrid restituyó el dinero durante la instrucción del caso y se benefició de una reducción de la condena.

De la alta sociedad a los tribunales

Javier López Madrid (Madrid, 1968) es el tercer hijo del empresario Germán López y Pérez de Castrillón, fundador de Volvo España y de la antigua cadena de almacenes Simago. Está casado con Silvia Villar, hija del empresario Juan Miguel Villar Mir, creador de la constructora OHL, empresa salpicada en la Operación Lezo. Residente en Londres desde hace dos años, Javier López Madrid es una persona extrovertida, bien relacionado con la alta sociedad madrileña —es amigo de la adolescencia del Rey, una relación interrumpida desde 2015— y al que le gustan el esquí y la navegación.

Sus cuentas pendientes con la justicia se han acumulado en los últimos años. De momento ha sido condenado a seis meses de cárcel por su etapa como consejero de Caja Madrid por el uso irregular de las tarjetas black: gastó con su tarjeta opaca 34.800 euros. Devolvió el dinero y se benefició por ello de una reducción de condena.

Además, está imputado en la investigación del caso Púnica, en el que se le acusa de haber entregado 1,6 millones de euros para financiar al PP. También saltó a los titulares cuando la dermatóloga Elisa Pinto le denunció por un supuesto acoso y agresiones, causa que acabó archivada pero que está pendiente de un recurso de la doctora.

Su último problema judicial es la Operación Lezo, un caso en el que se investiga el supuesto pago de una mordida de 1,4 millones de euros a empresas vinculadas a Ignacio González por la adjudicación de un contrato para OHL.