Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manuel Moix, nuevo tropezón tras un nombramiento controvertido

Maza lo puso al mando de Anticorrupción frente a otros aspirantes experimentados

Ignacio González junto a Manuel Moix.
Ignacio González junto a Manuel Moix. EFE

El nombramiento de Manuel Moix como responsable de la Fiscalía Anticorrupción estuvo rodeado de polémica y lo han estado algunas de sus primeras actuaciones. El pasado verano, en una conversación grabada por orden judicial y que consta en el sumario secreto de la Operación Lezo, Ignacio González y el exministro Eduardo Zaplana se felicitaban de que Moix fuera a ser nombrado para el cargo, por su proximidad al PP, según desveló este jueves la Cadena SER.

Para entonces el cargo estaba vacante por jubilación del anterior responsable, pero no se había abierto el concurso ni Moix se había presentado porque el Gobierno estaba en funciones. El 13 de noviembre Consuelo Madrigal fue relevada como fiscal general, en contra de la opinión inicial del Gobierno, por negarse a nombramientos como el de Moix, según informó entonces EL PAÍS, Su candidato era Alejando Luzón. José Manuel Maza fue nombrado Fiscal General del Estado por el Gobierno.

El 22 de enero, meses después, Moix se presentó junto a otros seis aspirantes. Solo él era ajeno a esa fiscalía y competía contra Luzón, que trabajó en ese organismo y en procesos como el de Bankia, las tarjetas black y los fondos reservados; la actual teniente fiscal —número dos— de esa fiscalía especializada, Belén Suárez, responsable de casos como los del saqueo de Marbella; Antonio Romeral, que llevó el de los papeles de Bárcenas; José Miguel Alonso, encargado, entre otros, del caso SGAE; Carlos Alba, especialista en delitos económicos y en Anticorrupción desde 2006; y María Teresa Gálvez, una de las encargadas del caso Púnica. José Manuel Maza, fiscal general del Estado, nombró a Moix, candidato del Gobierno, el 22 de febrero.

Un día antes del Consejo Fiscal fue advertido por la Unión Progresista de Fiscales de la existencia de la conversación citada entre Zaplana y González. Maza hizo caso omiso y siguió adelante con el nombramiento.

Tras su polémico nombramiento, la operación de esta semana ha supuesto su primera gran intervención y un llamativo tropezón.

Una veintena de fiscales anticorrupción frenaron el martes la intención de Moix de limitar algunos aspectos de la investigación de la Operación Lezo, tras forzar una junta de fiscales y acogerse al precepto que les permite hacer frente a órdenes que estimen improcedentes.

Un mes antes fueron desautorizadas y apartadas las fiscales que querían acusar al presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez.

Relación estrecha con la Comunidad

Manuel Moix ya tuvo un enfrentamiento con los fiscales anticorrupción cuando desde la jefatura de la Fiscalía de Madrid hizo que Rodrigo Rato fuera puesto en libertad el mismo día que era detenido para que se registrara su casa.

En 10 años al frente de los fiscales de Madrid ha tenido relaciones estrechas con los presidentes autonómicos, Esperanza Aguirre y González. Pidió el archivo del caso del espionaje, que implicaba a responsables de la Comunidad.

Más información