Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo Escolar pide una “reflexión” sobre que el título de la ESO se pueda obtener con menos de un 5

El órgano pone pegas al decreto que prepara el Gobierno con cambios aplicables este curso, que termina en mes y medio

Alumnos de bachillerato, en 2015.
Alumnos de bachillerato, en 2015.

El Consejo Escolar del Estado considera  “una circunstancia anómala” que un alumno de la Educación Secundaria Obligatoria  (ESO) pueda sacarse el título con una calificación final inferior a un 5 de media, la nota que se considera como aprobado. Y pide al Ministerio de Educación “reflexionar” sobre este asunto antes de aprobar el real decreto que señala cómo obtener el título en ESO y Bachillerato una vez eliminadas las reválidas.

El Gobierno sigue haciendo ajustes para deshacer el camino andado en su controvertida ley educativa que ha ido desmontando en el último año. Es lo que ocurre con el título de la ESO. Los alumnos lo podrán sacar sin pasar el citado examen final externo que era una de las banderas de la reforma educativa, la LOMCE, y que el Ejecutivo de Mariano Rajoy sacrificó al quedarse en un Gobierno en minoría. Pero, a apenas mes y medio del final de curso, aún falta normativa por aprobar sobre cómo deben ser ahora los trámites que permitirán a los alumnos de 16 y 18 años tener su graduado este mismo junio.

El Ministerio de Educación ha elaborado un proyecto de Real Decreto que regula las condiciones para obtener el título tanto de la ESO como de Bachillerato. El borrador pasó ya por la conferencia sectorial (donde están las comunidades autónomas) y ahora lo está revisando el Consejo Escolar del Estado, que le ha puesto varias pegas en el informe preliminar, al que ha tenido acceso este diario y que puede sufrir modificaciones tras su debate previsto la semana próxima.

La calificación recogida en el título

El documento contempla que los alumnos puedan obtener el título de ESO con menos de un 5 de nota media y con dos asignaturas suspensas, entre las cerca de 40 materias que estudian a lo largo de los cuatro cursos, que no sean simultáneamente Lengua Castellana y Literatura y Matemáticas.Distintas fuentes consultadas consideran que es "prácticamente imposible" que esto se produzca, es decir, que un alumno tenga 38 de 40 asignaturas aprobadas y su nota final sea menor de un 5.

No obstante, es un paso atrás respecto a lo que contempla la LOMCE -la necesidad de un 5 como mínimo al hacer media entre las calificaciones de los cuatro años de la ESO y la ya eliminada reválida final- pero es similar a lo que ocurre ahora. El alumno puede obtener un título con menos de un 5 de media y con un máximo de hasta tres suspensas que no sean simultáneamente las dos materias citadas y, además, siempre que el equipo docente considere que el alumno ha adquirido las competencias básicas necesarias.

Una de las diferencias es que ahora esa calificación debe aparecer en el título que recibe el alumno, que según el proyecto de Real Decreto, deberá incluir la calificación final de la etapa “expresada de 1 a 10 con dos decimales, redondeada a la centésima”. También la LOMCE contempla que la calificación aparezca en el título.

Esperar hasta que haya pacto

El Consejo señala que puede ocasionar “una circunstancia anómala”, un "título de Graduado en Educación Secundaria obligatoria por parte de alumnos que obtengan una media de calificación inferior a la considerada como aprobado (5 puntos)”. El órgano consultivo, cuyo dictamen es preceptivo pero no vinculante, sugiere al ministerio “reflexionar” sobre este asunto. El informe definitivo que elevará al ministerio será debatido el próximo martes en este órgano, que incluye entre sus miembros a profesores, alumnos, padres, representantes de distintas Administraciones (incluido el Ministerio de Educación), empresarios, sindicatos o personas de reconocido prestigio

También reclama un cambio en los plazos que incluye la normativa sobre los títulos. Si el proyecto señala, como ya señaló el Gobierno, que la suspensión de las reválidas se mantendrá “mientras se lleven a cabo las negociaciones” para cerrar un pacto por la Educación, el Consejo pide que se redacte para que se mantenga este cambio “hasta que entre en vigor la normativa resultante del Pacto de Estado social y político por la educación”.