Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez ordena parar la tala de encinas en la mina de uranio de Salamanca

La paralización es cautelar durante una semana para evitar que el daño sea "irreversible"

Antiguo encinar ahora talado y excavado para construir la mina de uranio a cielo abierto en Retortillo (Salamanca). Ver fotogalería
Antiguo encinar ahora talado y excavado para construir la mina de uranio a cielo abierto en Retortillo (Salamanca).

La tala de encinas centenarias en la comarca salmantina donde una empresa australiana quiere excavar una mina de uranio a cielo abierto está paralizada desde hoy. Un juez ha ordenado a la compañía Berkeley que deje de arrancar árboles de forma cautelar, al menos hasta el próximo día 26, cuando ha citado a la multinacional minera y a la plataforma Stop Uranio, que presentó un recurso para evitar la deforestación de más hectáreas.

"Procede dar prevalencia al interés medioambiental al considerar que el daño ocasionado a éste es en muchas ocasiones irreversible", señala el auto de la magistrada, al que ha tenido acceso EL PAÍS. Este añade que "sin necesidad de más consideraciones en este momento procesal procede la adopción de la medida cautelar solicitada". La plataforma, que lleva años luchando contra la mina de uranio, alegó que Berkeley está acabando con un bosque de encinas centenarias, unas 20 o 25 diarias y que si finalmente el proyecto minero no se autoriza, el daño será ya irreversible.

Ahora el juzgado de lo Contencioso-administrativo número 2 de Salamanca ha acordado paralizar la tala, que ya es visible en decenas de hectáreas cerca del pueblo de Retortillo, a menos de 40 kilómetros de la frontera con Portugal. "En esta fase cautelar en que nos encontramos es claro que concurren circunstancias de especial urgencia que aconsejan la adopción de la medida cautelar solicitada", añade el auto.

Zona de encinas arrancadas para la futura mina de uranio cerca de Retortillo (Salamanca).
Zona de encinas arrancadas para la futura mina de uranio cerca de Retortillo (Salamanca).

La Audiencia Nacional estudia desde el año pasado la legalidad del permiso que le dio el Ministerio de Industria al proyecto tras una denuncia de Equo y Ecologistas en Acción. Y recientemente dos fiscalías han abierto diligencias, una para estudiar la demanda de Stop Uranio según la cual la construcción de la balsa no tiene el permiso necesario, y otra después de que WWF denunciara la tala masiva de encinas centenarias en una zona protegida Natura 2000.

"Desde la empresa ya hemos aportado al juzgado todos los documentos que prueban que la tala de arbolado está completamente autorizada por las autoridades, por lo que tenemos confianza de que el juzgado así lo ratifique", asegura Berkeley en un comunicado. La compañía asegura que ya ha recibido más de 90 informes y permisos favorables hasta la fecha, "lo que demuestra la fortaleza del proyecto".

"Nos alegramos que una vez más la Justicia nos haya dado la razón aunque sea de forma provisional", asegura José Ramón Barrueco, portavoz de Stop Uranio. "El destrozo irreversible" causado en la zona, añade, "con la connivencia de la Administración local y regional, debiera sonrojar a más de un responsable político de los partidos que gobiernan con tan poca cautela en dichos ámbitos". El europarlamentario de Podemos Xabier Benito y el diputado de Equo Juan López de Uralde visitarán mañana jueves la zona afectada.