Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía pide cinco años de cárcel para Fernández Villa

El exlíder minero, que ocultó a Hacienda 1,4 millones, se apropió de dinero del sindicato

La Fiscalía de Asturias pide cinco años de cárcel por apropiación indebida para José Ángel Fernández Villa, histórico dirigente del sindicato minero SOMA-UGT de Asturias, que ocultó a Hacienda 1,4 millones de euros y solicitó regularizarlos durante la amnistía fiscal de 2012, información que adelantó EL PAÍS en 2014. Además, deberá indemnizar al sindicato minero con 434.158 euros.

El ex secretario general del SOMA-UGT, José Ángel Fernández Villa, en el juzgado de Oviedo.
El ex secretario general del SOMA-UGT, José Ángel Fernández Villa, en el juzgado de Oviedo. EFE


La investigación realizada por la fiscalía de Asturias que concluye con una petición de cinco años de cárcel es distinta de la que desarrolla la fiscalía Anticorrupción, esta última iniciada tras exponer Fernández Villa a Hacienda su intención de acogerse a la amnistía fiscal de 2012.  Las dos investigaciones confluyen en que el exlíder de la minería asturiana amasó su fortuna quedándose con dinero del sindicato, si bien las pesquisas de la UCO de la Guardia Civil revelan que también se nutrió de comisiones de las obras de una residencia para mineros jubilados. Anticorrupción también lleva sus propias pesquisas sobre la procedencia de los 1,4 millones que quiso regularizar. Y que despertó las antenas de Hacienda.  Todo apunta a que la fortuna de Villa procede de la apropiación de dietas del sindicato que dirigió durante años y de certificaciones falsas de la citada residencia para mineros jubilados que sufragó el anterior Gobierno y cuyo coste ascendió a 30 millones de euros. La residencia excedió con creces su presupuesto inicial, según fuentes jurídicas consultadas por este periódico.

Para la fiscalía de Asturias, Villa, "aprovechando su posición de absoluto control de la entidad, ideó un plan destinado a desviar fondos del sindicato minero a su patrimonio personal o a sustraer al debido control el uso de los citados fondos conforme a su finalidad legítima".  Y "utilizó el patrimonio del SOMA como una cuenta personal de gastos en la que, además de los justificados por su actividad de secretario general, añadió otros personales".

Aprovechando su posición de absoluto control usó la cuenta del sindicato como una cuenta personal de gastos

El fiscal asegura que Fernández Villa presentaba gastos de kilómetros y cobraba dietas, pero también presentaba al cobro los gastos de restaurantes y comidas, carburantes, multas, reparaciones de su vehículo privado, entre otros. Y, "realizó compras sin justificación en diversos conceptos y establecimientos, como puros, sombreros, flores, centros dietéticos, maletas, farmacia y parafarmacia, delicatatessen, libros y perfumes".

En lo que respecta a Anticorrupción, ha centrado las pesquisas en la construcción de la moderna residencia geriátrica de Felechosa, en el municipio asturiano de Aller, destinada a mineros de la tercera edad y perteneciente al Montepío de la Minería Asturiana. En este complejo Fernández Villa tuvo un destacado papel: durante 30 años ha sido dirigente del sindicato Soma-UGT. Las obras de esta residencia, bajo el control del mencionado montepío, se iniciaron en 2009 y terminaron en 2012. Acoge a 300 personas y cuenta con 18.000 metros cuadrados construidos.

El sindicalista colocó como gerente del centro a Rolando, uno de sus dos hijos, con un sueldo de 50.000 euros anuales y un blindaje de una anualidad en caso de despido. En la presidencia del organismo privado situó a su amigo y veterano dirigente minero José Antonio Postigo. Una hija de este último también entró a trabajar en la residencia.

Las obras de la residencia geriátrica salieron a concurso por 27,73 millones y la adjudicación recayó en la firma Alcedos de los Caballeros, un constructor cercano a Postigo. Concurrieron cinco compañías. Esta constructora ya había resultado adjudicataria de otras contratas del montepío minero asturiano. Finalmente, el coste de las obras se incrementó hasta 29,9 millones. A través del abogado José Miguel Marcos, el constructor negó que hubiese sobreprecio. “Se cobró lo que se hizo en función de la excelencia y calidad de los materiales empleados; es una obra de lujo, tal como se nos pidió”, aseguró el letrado. Postigo también destacó que se hicieron cuatro auditorías que no revelan irregularidades. “De ahí no ha podido salir el dinero de Villa”, afirmó Postigo hace un año a este periódico.

Hizo numerosas compras como puros, sombreros, flores, perfumes o delicatessen 

Por otra parte la Fiscalía solicita tres años de prisión para Pedro Castillejo, exsecretario general de la fundación Infide. De este último asegura que mantuvo la posición de "absoluto control "sobre la fundación, lo que aprovechó para llevar a cabo una serie de operaciones carentes de relación con la actividad de la fundación como "reintegros en efectivo, pagos en inmumerables restaurantes. farmacias, tiendas, parkings etc".