Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP arremete contra el juez de la Audiencia Nacional y contra el PSOE

Rafael Hernando defiende que el tribunal se dejó afectar por las "presiones espurias" de una asociación que ejerce de "Ausbanc y manos sucias" de los socialistas

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, este jueves. EFE / ATLAS

El PP y Mariano Rajoy llevan dos días en la cueva, a refugio del resurgimiento del caso Gürtel al máximo nivel y tras la conmoción provocada este miércoles con la detención del expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, una figura de primer nivel en el partido. Rajoy no ha tenido ningún acto ni comparecencia en dos días e intentará en las próximas fechas eludir al máximo las preguntas sobre la corrupción que tanto están empañando su relanzamiento internacional y su imagen de estabilidad política.

La dirección del PP ha optado este martes por emitir al final un duro comunicado, con acusaciones más o menos indirectas contra el PSOE y su uso de la acusación particular en el caso Gürtel. Y este miércoles ha emitido con rapidez otro comunicado anunciando la suspensión provisional de militancia sobre González. En el Congreso, el portavoz, Rafael Hernando, arremetió de nuevo duramente contra el PSOE y contra los jueces de la Audiencia Nacional por dejarse presionar con la "persecución espuria" y política de ese partido contra Rajoy.

El encargado de dar la cara este miércoles ante el resurgimiento de los problemas con la corrupción del PP ha sido otra vez el portavoz parlamentario en el Congreso. Los demás dirigentes y ministros del ejecutivo de Rajoy que han hablado antes se limitaron a subrayar la obviedad de que la justicia funciona y actúa en España. Ha sido la consigna a la que se agarraron antes el ministro del Interior, José Ignacio Zoido, y el coordinador general del PP, Fernando Martínez Maillo.

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, ha comparecido ante los periodistas como suele ser su norma: al contraataque. En este caso contra el PSOE, contra ADADE, la asociación de abogados que ha reclamado insistentemente que Rajoy acuda como testigo al juicio del caso Gürtel, y como gran novedad ahora contra los jueces de la Audiencia Nacional que han acordado aceptar esa comparecencia.

Hernando ha empezado por acusar a esa asociación, ADADE, de actuar con motivaciones políticas: "Todo el mundo conoce que lo de ayer (el pronunciamiento de la Audiencia Nacional) tiene que ver con la posición de una asociación de tipo político en los tribunales que lleva actuando de forma espuria". El portavoz popular ha añadido que respeta la decisión del tribunal "incluso cuando cambia de criterio" aunque no la comparte. El dirigente del PP  ha acusado así al tribunal y en particular al juez que ha cambiado su posición anterior contra la presencia de Rajoy de dejarse condicionar "por la presión de una asociación vinculada al PSOE que lleva intentando que Rajoy se siente ante un tribunal en calidad de lo que sea".

El portavoz del PP ha explicado su criterio de que no tiene sentido esa comparecencia judicial de Rajoy porque en 2003 no tenía ninguna responsabilidad relevante en el partido, no era presidente ni responsable de las campañas, y la acusación que se investiga tiene que ver con la organización de dos actos muy locales en Majadahonda y Arganda. Hernando ironizó con que en España hay 8.000 municipios y los partidos hacen en cada campaña electoral unos 100.000 actos por lo que es difícil que Rajoy estuviera al tanto de esas dos actividades tan concretas en pueblos de Madrid.

Todos esos argumentos los ha utilizado Hernando para acusar al PSOE y a ADADE, a los que ha identificado como una misma cosa, de usar "de forma espuria la figura judicial de la acusación particular con fines políticos". Y ha añadido en esa línea: "Se trata de desprestigiar a alguien a sabiendas de que esa persona no tiene nada que decir ni responsabilidades sobre ese asunto". El objetivo, según Hernando, es "difamar, desprestigiar y triturar el honor de las personas" y, en suma, "politizar y utilizar de forma intolerable la justicia para obtener beneficio político en los tribunales".

Lanzado y crispado contra el PSOE, contra ADADE y contra los jueces que han variado su criterio en este caso, Hernando ha decalificado a esa asociación de abogados "como el Ausbanc del PSOE" y "no quiero decir el manos sucias del PSOE". El portavoz del PP se ha quejado: "¡Ya está bien!". Ha asegurado así que la presión de esa asociación "ha torcido la voluntad del tribunal al amenazar con la nulidad del proceso".

Rafael Hernando ha aprovechado para recuperar la posición crítica y ahora contraria del PP contra la figura de la acusación particular en manos de los partidos políticos y ha recordado que esa es ahora una postura que tienen también otros partidos y que podrá abordarse para modificarla cuando el PSOE tenga un nuevo liderazgo político a partir de que se resuelvan las primarias el 21 de mayo. Mantiene que Ciudadanos le ha expresado su tesis favorable a cambiar esa posibilidad actual. El dirigente del PP ha avanzado que su partido "no le ve sentido" a que Rajoy, que tendrá que testificar ante la Audiencia Nacional, tenga además que comparecer ante el Congreso de los Diputados en la comisión de investigación sobre la financiación irregular de ese partido como reclama Podemos. Sostiene que Rajoy y el PP ya han dado explicaciones más que suficientes "por cielo, tierra, mar y aire" y con su exposición ante un pleno del Senado en agosto de 2013.

El dirigente del PP ha rechazado que este rebrote de casos de corrupción esté dañando la imagen internacional de Rajoy y de su partido: "La imagen de España y del presidente está a salvo, el Gobierno se dedica a lo que se tiene que dedicar, a que las familias salgan de la crisis, a legislar, esto es lo importante, y otros a enredar y a desprestigiar al presidente del Gobierno".