Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los alumnos andaluces y extremeños son los más satisfechos y los de Madrid, los que menos

El 14% de los estudiantes españoles de 15 años asegura haber sufrido algún tipo de acoso en la escuela, por debajo de la media de la OCDE

Aula de un instituto de enseñanza secundaria de Madrid. Carlos Rosillo.

Si se pudiera poner nota a la vida, los chavales españoles de 15 años la puntuarían mayoritariamente con un notable. La nota media más alta la sacan en esta autoevaluación los alumnos de Andalucía y Extremadura (7,58). Los que se quedan más abajo, aunque siempre en el notable, son los de Madrid (7,16). Los chicos están más satisfechos que las chicas (con casi medio punto más) y los de origen español más que los inmigrantes (con una diferencia de casi un punto). Así lo ve el último gran informe educativo de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), El bienestar de los alumnos (consultar aquí/ en inglés). España, según este trabajo, está por debajo de la media en acoso escolar de los países industrializados (14% frente a un 19%) aunque por encima en la ansiedad que produce a los jóvenes estudiar.

En el último informe PISA, la evaluación internacional más conocida del mundo que realiza la OCDE desde hace 15 años, se pidió a los alumnos que puntuaran su vida del 0 al 10. El 0 es la peor de las vidas posibles; el 10, la mejor. Su intención era conocer el grado de satisfacción de los estudiantes, que ha quedado plasmado en el primer informe que se centra exclusivamente en el bienestar del alumno, hecho público este miércoles. En la última edición, de 2015 y de la que se extraen estos datos, participaron 37.000 alumnos de 980 centros españoles de los 535.791 estudiantes examinados de 72 países del mundo.

Los alumnos andaluces y extremeños son los más satisfechos y los de Madrid, los que menos

“No hay relación evidente entre la satisfacción vital de los estudiantes y la economía per cápita o medidas similares del desarrollo económico”, señala el informe. Como reza el dicho, el dinero no da la felicidad. Cabría añadir que tampoco la dan las buenas notas a tenor de los resultados de este informe. "Es verdad que no  tienen buenos resultados en matemáticas, pero sí en bienestar", ha señalado este miércoles en la presentación del informe Andreas Schleicher, director de Educación de la OCDE y considerado el padre del informe PISA.

A la inversa que las notas

Andalucía y Extremadura fueron las dos regiones con los resultados académicos más modestos en la última edición del gran examen internacional mientras que Madrid estaba en los puestos en cabeza, aunque en todo caso la diferencia es por décimas. La nota media del bienestar en España es de 7,4, una décima superior a la media de los países industrializados, cuando normalmente se ha situado por detrás o a la par en resultados académicos.

Entre las regiones con más alumnos satisfechos –los que se autoevaluaron con un 9 o un 10- repiten Andalucía y Extremadura (con más del 35%) seguidos de Canarias, Cataluña, Baleares y Navarra, donde uno de cada tres alumnos se puntuó con sobresaliente. Las tres regiones donde más alumnos se suspenden en satisfacción, con menos de un 4, son Canarias (con un 13,1% de alumnos, que repite también en este extremo); Murcia (12,4) y Madrid (11,4).

Los países con los alumnos más contentos con su vida son la República Dominicana, México y Costa Rica (todos con más de un 8 de nota). Y en la parte baja de la tabla (al revés de lo que ocurre con las calificaciones) se llevan la palma los países asiáticos que triunfan en el ránking por resultados: Hong Kong y Macao (en China), Taipéi (Taiwán) y Corea del Sur se quedan en un seis de media. En Corea, además, es donde más alumnos suspenden su propia vida (por encima del 20%). "La pregunta no es si les enseñamos a que tengan más conocimientos o sean más felices", ha ahondado Schleicher durante la presentación del informe en la sede de la Secretaría General Iberoamericana en Madrid. "Hay ejemplos de países como Suiza u Holanda que combinan ambos elementos. Es posible combinar el aprendizaje con el sentimiento de felicidad".

Un 3%, golpeados por otros alumnos

El acoso escolar es menos frecuente en España que en la media de los países analizados (14 frente al 19%). En Galicia y en Canarias fue donde más alumnos señalaron que habían sufrido algún tipo de bullying varias veces al mes (ambas por encima del 17%) seguidos de Baleares y Andalucía (15,2 y 13,4). El 2,9% de los estudiantes españoles aseguraron haber sido golpeados o empujados por otros alumnos (la media de la OCDE es del 4,3%). Donde más, en La Rioja (3,4%) mientras los estudiantes de Extremadura y Cantabria fueron los que menos (2,1%).

Los alumnos andaluces y extremeños son los más satisfechos y los de Madrid, los que menos

Uno de los síntomas para detectar que un menor es objeto de acoso es la bajada de su rendimiento escolar. El informe de la OCDE relaciona el acoso escolar con los resultados en los exámenes. Según el trabajo, En España, los centros escolares en los que más del 10% de los alumnos señalan que son víctimas de intimidación frecuentemente, obtienen 21 puntos menos en ciencias [la calificación media en PISA ronda los 500 puntos] que aquellos centros donde menos del 5% se siente intimidado.

Enganchados a Internet

Casi siete de cada diez alumnos españoles se sienten muy estrenados cuando no pueden conectarse a Internet (OCDE, 54 %). El 22 % declara que navega por la red fuera de clase más de seis horas un día cualquiera de la semana, los conocidos como "usuarios extremos". "Hay una gran cantidad de estudiantes españoles que dependen totalmente de Internet y se sienten solos y aislados", señala el principal responsable del informe PISA.

Los españoles de 15 años que más navegan  por la red participan menos en clase, llegan tarde con más probabilidad y faltan más, según el informe. Señalan que pasan de media 206 minutos en internet los fines de semana (186 en la OCDE) y 160 entre semana (147 en la OCDE).

 Ellas, menos ambiciosas y con más ansiedad

En todas las comunidades autónomas, las chicas se muestran menos satisfechas que los chicos con su propia vida. Es una tónica que se repite en todos los países del informe, según los responsables del trabajo. "No está nada claro por qué ocurre", admite Schleicher. "Creemos que no está relacionado solo con lo que ocurre en clase sino con la concepción de la satisfacción con su vida que tienen los niños y las niñas".

Ellos además se ven más a sí mismos como personas ambiciosas, con una diferencia de 14 puntos porcentuales, una brecha mucho más amplia que la del 3% que la media de los países de la OCDE). Las alumnas manifestaron además mayor grado de ansiedad. El 60% de los estudiantes con peores resultados en ciencias (el 69% de las chicas) aseguraron sentirse tensos cuando estudian, frente a una media del 46% en los países industrializados.

Los índices de ansiedad en España son más altos que la media, "quizá el punto débil" del sistema español, según Schleicher. "Es recomendable que los alumnos no tengan la sensación de no saber  para qué están aprendiendo sino que sepan que lo que aprenden es para algo y eso reduciría sus niveles de ansiedad".

Las notas y los profesores

"España es casi el número 1 en la implicación de los profesores en la felicidad de los alumnos", ha destacado el responsable de Educación de la OCDE. "España lo está haciendo bien, no hay muchas escuelas en las que los estudiatnes se sientan injustamente tratados". Sin embargo, los españoles perciben un trato injusto por parte de los profesores en medida similar al resto de alumnos. Uno de cada cinco considera que sus profesores los califican más duramente que a otros (22% frente al 18% de la OCDE) y el 13% considera que los docentes tomaron medidas severas más duras contra ellos. El 8% sintieron que sus profesores los estaban ridiculizando frente a sus compañeros varias veces al mes.