Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado un maltratador cuya pareja quedó parapléjica al saltar por una ventana cuando huía

La Audiencia de Cantabria condena al hombre a 19 años de cárcel

El condenado en el juicio en la Audiencia de Cantabria. EFE/ATLAS

La Audiencia de Cantabria ha condenado a 19 años y 5 meses de prisión a un hombre, de 40 años, que maltrató durante toda la relación a su pareja, de 34. La mujer quedó parapléjica después de saltar por la ventana de un primer piso para huir de la última paliza que le propinó su compañero delante de su hijo de tres años. 

La madrugada del 30 de mayo de 2015, el hombre llegó a su casa, fue hacia el dormitorio donde la víctima dormía con su hijo, la agarró por los pies, la arrastró y comenzó a golpearla. A pesar de que el niño le pidió que "no matara a su madre", continuó pegándole hasta que ella decidió saltar al jardín por una ventana, a una altura de unos cuatro metros, para huir de la paliza. 

El hombre bajó al jardín, la arrastró hacia unas escaleras y le dijo que "de allí no salía viva". El maltratador después entró en la casa y se acostó. La mujer, que no podía moverse, le pidió a su hijo que le acercara un móvil para avisar a la Guardia Civil, que acudió al domicilio y detuvo al agresor. La Audiencia señala que el condenado actuó "con claro ánimo de menoscabar la integridad física de su pareja" pero descarta que lo hiciera "con ánimo de acabar con su vida".

El juez considera que el condenado mantuvo "una conducta altamente agresiva y violenta, tanto física como verbal" hacia la mujer desde el inicio de la relación. La pareja empezó en agosto de 2009 y la sentencia relata que en marzo de 2011, el hombre pegó a su compañera, la llamó "puta", le dijo que "no merecía vivir" y que "le iba a quitar el niño que tenía en la tripa", ya que estaba embarazada. 

Los episodios de maltratos se producían en la mayoría de los casos en el domicilio familiar y, "en ocasiones", en presencia de su hijo, lo que alteró "la paz familiar" y creó en la víctima una "continua situación de desasosiego y un sentimiento de temor constante".

El condenado por un delito de maltrato habitual, tres de violencia de género, dos de amenazas y uno de lesiones graves deberá indemnizar con 792.700 euros a la víctima, a la que no puede acercarse en los próximo 36 años y 6 meses. El maltratador ha perdido la patria potestad de su hijo, al que tampoco podrá ver en los próximos 20 años.

Más información