Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA anuncia un “debate interno” sin aludir a su disolución

La banda terrorista califica de "éxito" el desarme y agradece la colaboración de los "artesanos"

Policías franceses retiran armamento de uno de los zulos de ETA en Francia.
Policías franceses retiran armamento de uno de los zulos de ETA en Francia.

ETA anuncia en un comunicado hecho público este domingo, coincidiendo con el Aberri Eguna (Día de la Patria vasca), que abordará un "debate interno" en el que tomará decisiones para "avanzar" en su estrategia hacia la soberanía, pero sin aludir a la disolución de la organización terrorista.

La banda defiende la consecución de la independencia como "una prioridad estructural" y "el paso más revolucionario que se puede dar" para "garantizar la libertad, los derechos, la democracia y la paz". ETA considera que se dan las condiciones para aprovechar una "oportunidad histórica" que allane el camino hacia la soberanía. Y cita el agotamiento del "marco post-franquista, la crisis de los estados, el predominio del derecho a decidir en la sociedad, la opción de alianzas entre fuerzas soberanistas; los casos escocés y catalán, la demanda de cambio y los pasos dados en los territorios vascos o la capacidad de movilización".

La banda hace un análisis del desarme consumado el pasado 8 de abril con la entrega de las geolocaciones donde escondía sus arsenales. ETA califica de "éxito" la operación y agradece la intervención de Jean-Noël Etcheverry, Michel Berhocoirigoin y Michel Tubiana, autodenominados artesanos de la paz", por participar en el desbloqueo de la situación: "Esa labor y esa valentía han logrado que se sumasen más artesanos, hasta reunir la fuerza de miles de personas", afirma ETA en el comunicado remitido al diario Gara.

También destaca el apoyo de las instituciones vascas durante el desarme, aunque matiza que en el último momento se produjo "alguna chapuza". ETA valora "la voluntad expresada" por todas las fuerzas políticas, sociales y sindicales, "a excepción de la extrema derecha", para seguir trabajando en "las soluciones".

Con respecto al mensaje del Gobierno central de que no habría contrapartidas al desarme, ETA asegura que la decisión de entregar sus arsenales "ya no era moneda para la negociación, sino un medio para explicar la cerrazón de los estados e impulsar el ciclo independentista, en un ciclo en el que la activación y el protagonismo popular son indispensables". "Llevar a cabo el desarme mirando a Euskal Herria tiene como objetivo acometer en las condiciones más adecuadas posibles los nudos que hay que soltar, los debates a hacer y los procesos que hay que estructurar", explica.

Asimismo, explica que, tras interiorizar que debían "superar la actividad armada para avanzar en el proceso de liberación" y que no había ninguna opción de negociar con los Estados español y francés, "cambió el esquema" y para la organización "el desarme tomó otros rasgos".