Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los detenidos por las estampidas en Sevilla alardearon en las redes de sus planes

A los jóvenes se les atribuyen presuntos delitos de desórdenes y contra sentimientos religiosos

Uno de los detenidos en Sevilla. Vídeo: los desórdenes en la Madrugá.

"Guapete antes de la catástrofe #guapeteatropellao #avalancha#putasemanasanta" es lo que ha escrito en su cuenta de Instagram uno de los detenidos por desórdenes públicos la madrugada de este viernes en Sevilla. El joven, que ha sido puesto en libertad con cargos tras prestar declaración ante el juez, fue arrestado en la plaza de El Salvador sobre las 6.00.

La imagen publicada en su cuenta de red social, que ha pasado de ser pública a privada a las 22.30 de este viernes, acumulaba hasta el momento más de 500 comentarios de personas indignadas con su actitud y había sido redireccionada en numerosas ocasiones por los usuarios a la Policía Nacional. En otra imagen publicada también aparece en el centro junto a un segundo detenido que también ha sido puesto en libertad, con unos rótulos sobre la imagen en los que se leen: "Sevilla va a temblar".

Los jóvenes están acusados de provocar varias estampidas en distintos puntos del centro de Sevilla que han interrumpido desde las cuatro de la madrugada el recorrido de los pasos que tradicionalmente procesionan por las calles de la ciudad durante la Semana Santa. Los incidentes provocaron el pánico entre los asistentes y cortes en las carreras procesionales durante la noche conocida como la Madrugá.

Tras las primeras investigaciones, el Ayuntamiento considera los incidentes como actos de “vandalismo y gamberrismo”sin aparente conexión. Según los testigos, los provocadores gritaron consignas sobre Alá o ETA e hicieron ruidos atronadores. Las estampidas de pánico provocaron varios heridos. Una persona fue hospitalizada en estado grave, por un golpe en la cabeza, y pasó a observación a lo largo del día; otras 16 fueron ingresadas, de las que ocho recibieron ayer el alta; y un centenar fueron atendidas con contusiones y ataques de ansiedad.