Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
AUDIOS DEL ÚLTIMO COMITÉ FEDERAL DEL PSOE

Iceta, sobre el ‘no’ del PSC a Rajoy: “Fue un accidente, no va a volver a pasar”

El primer secretario del PSC reconoció la gravedad del desencuentro que supuso el voto en contra de los diputados de su partido a la investidura de Rajoy, contraviniendo la resolución de abstenerse

“Hemos tenido un accidente. En lo que de nosotros dependa no va a volver a pasar que una decisión en la que participamos y votamos luego no la vayamos a acatar”. El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, reconoció en el último comité federal del PSOE la gravedad del desencuentro que supuso el voto en contra de los diputados catalanes a la investidura de Mariano Rajoy, contraviniendo la resolución de abstenerse. Su posición llevó al límite el vínculo que ambos partidos mantienen desde 1978. “Lo que hemos tenido ha sido un accidente muy serio”, afirmó el presidente de la gestora, Javier Fernández, en las grabaciones a las que ha tenido acceso EL PAÍS.

La reconciliación entre el PSOE y el PSCquedó definitivamente sellada en el comité federal del 1 de abril. La ratificación del acuerdo de desarrollo y ampliación del Protocolo de Unidad entre ambas formaciones, con un voto en contra, fue el punto y final al conflicto de cinco meses en el que, en sus momentos más álgidos, se cuestionó la presencia del PSC en los órganos del PSOE. El riesgo de fractura llegó a tales niveles que se planteó la participación de los afiliados del PSC en las primarias para la elección de la secretaría general del PSOE.

La intervención de Iceta en el comité federal refleja cómo la relación de cuatro décadas entre las dos formaciones se puso a prueba. “En lo que nosotros dependa no va a volver a pasar que una decisión en la que participamos y votamos luego no la vayamos a acatar. Y ese es el accidente que tuvimos. Y ese es el accidente que debemos evitar”, reconoció a puerta cerrada.

El primer secretario del PSC reconoció lo excepcional que resultó la decisión de ignorar la resolución con la que el comité federal del 23 de octubre viró del no a la abstención a Rajoy. Aun así, el PSC ratificó por unanimidad (241 votos a favor y una abstención) el no al candidato del PP. “Llevo mucho tiempo en el partido, he visto muchos problemas y algunos muy gordos… Como este ninguno. La verdad, no conozco mucha gente en el partido que hubiera sido capaz como lo ha sido Javier Fernández de pilotar un proceso complicado”, señaló Iceta.

La “galopada” de la Generalitat al “precipicio”

El desafío independentista del Gobierno de Carles Puigdemont y sus aliados centró la parte final de la intervención de Miquel Iceta en el comité federal del 1 de abril. “La mayoría parlamentaria y el Gobierno de Cataluña ha iniciado una galopada hacia el precipicio”, advirtió el primer secretario del PSC. “Nosotros hemos de evitar que llegue el precipicio. Pero no sé si vamos a poder hacerlo, porque no solo depende de nosotros”, prosiguió el dirigente catalán.

Consciente de las dificultades que se avecinan, Iceta pidió un “esfuerzo de comprensión en un momento especialmente fastidiado”. “Os pido no solo comprensión. No quiero solo una actitud contemplativa ni de solidaridad, sino de intervención y de compromiso”.

El líder del PSC, que garantizó en el principal órgano de decisión del PSOE entre congresos “la voluntad que ya hubo” en 1978 “de tener dos partidos pero un proyecto compartido”, se ganó el aplauso de la mayoría de miembros del comité federal presentes con su defensa cerrada y elogiosa a la labor de Javier Fernández como presidente de la gestora. “Como en algunos entornos está muy de moda criticar a la gestora y su presidente, yo voy a empezar por reconocer lo que ha sido el liderazgo de Javier Fernández en la resolución de un problema muy serio”, sostuvo. Sus palabras sorprendieron entre los representantes del sector afín a la candidatura de Pedro Sánchez. También entre los partidarios de Patxi López que ven con recelo la gestión de la dirección provisional que dirige el PSOE desde la dimisión de Sánchez como secretario general el pasado 1 octubre.

Antes de que hablara Iceta, Fernández ya había mostrado su aprobación a la actualización del protocolo con los socialistas catalanes. “Del acuerdo con el PSC estoy bastante satisfecho. En estos 40 años los dos partidos, que son distintos pero son inseparables, ha habido muchos incidentes. Ahora lo que hemos tenido ha sido un accidente muy serio (...) pero nos ha servido para perfeccionar esa relación que venía de 40 años. Yo creo que es más equilibrada y adaptada a los tiempos que estamos viviendo”, intervino el dirigente asturiano.

Para Fernández, la vuelta a la sintonía entre el PSOE y el PSC resume un “esfuerzo de comprensión”. “Comprendernos simboliza que vamos a hacer lo imposible para reforzar los lazos, experiencia e historia común que nos hace pertenecer a una nación de ciudadanos. Es mostrar que estamos preocupados por lo común pero que no pasamos por alto lo diferente”, fue la reflexión que realizó el presidente de la gestora. Que advirtió: “Protegemos la diferencia pero insistimos en que ser diferente no puede ser una excusa para compartimentar una comunidad democrática”.

Las palabras de Fernández traslucen el grado de desafección que llevó a ver tras el voto por libre del PSC a Rajoy. La mediación de la comisión bilateral que se creó en diciembre para encontrar una solución fue determinante para encontrar un remedio a una relación de 40 años en su crisis más profunda. La europarlamentaria Elena Valenciano, apuntan tanto en el PSC como en el PSOE, fue clave para restituir el enlacede los dos partidos hermanos. Finalmente, los militantes al día del pago de las cuotas no tendrán que inscribirse en el censo específico abierto por Ferraz y podrán participar automáticamente en el proceso de primarias. Iceta reconoció la labor de Valenciano y también la del responsable de Organización de la gestora, Mario Jiménez, y de Paco Fuentes, en la comisión bilateral en representación del PSOE.

El argumento que los socialistas catalanes dieron las semanas posteriores a la investidura de Rajoy fue que no tenían otra opción si querían mantener su espacio en Cataluña. Este razonamiento, que fue calando con el tiempo, apenas fue tenido en cuenta en los inicios del desencuentro con el PSOE. Un referente del partido vinculado a la gestora coincide en señalar que en un primer momento “se contaban con una mano, y sobraban dedos”, los partidarios de mantener el statu quo vigente. Es decir, que los militantes del PSC pudieran votar en las primarias del 21 de mayo. En las del PSC de octubre, en las que Iceta resultó reelegido frente a Núria Parlón, que apoya a Sánchez, participaron 9.000 militantes. La previsión es que la participación sea similar en las primarias de mayo, en las que Sánchez sería respaldado con creces en Cataluña.

Más información