Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caen dos bandas de estafadores del gas que engañaron a 340 ancianos

Seis personas fueron detenidas en Barcelona, Badajoz y Toledo

Herramientas encontradas a los estafadores en Barcelona.
Herramientas encontradas a los estafadores en Barcelona. Mossos D'Esquadra

Los Mossos d'Esquadra y la Guardia Civil han desarticulado dos bandas que estafaban a ancianos haciéndose pasar por revisores del gas. Seis personas fueron detenidas en Barcelona, Badajoz y Toledo, en donde habían engañado a 340 personas, según un comunicado de la policía catalana. Los agentes lograron recuperar más de 43.000 euros en efectivo, material informático y herramientas, además de confiscarles listas con nombres de posibles víctimas, de 85 años de edad en promedio.

Los seis detenidos tienen entre 28 y 36 años y nacionalidad española. Dos han ingresado en prisión y el resto salió en libertad con cargos. Los Mossos han informado de que la investigación continúa abierta y no descartan más detenciones.

Las pesquisas iniciaron hace más de diez meses en Barcelona, cuando un anciano de 94 años del distrito de Nou Barris denunció que dos falsos operarios del gas robaron dos ordenadores portátiles de su domicilio. En las investigaciones, los agentes lograron identificar al grupo que timó a ese hombre y a otro, que además de actuar en la capital catalana, estafaba también en ciudades como Madrid, Guadalajara, Valladolid, Cuenca, Santander, Cáceres, Pontevedra, A Coruña y Valencia.

Los estafadores identificaban a personas mayores que vivían solas y les llamaban para decirles que un inspector iba a revisar sus instalaciones. En caso de que el anciano desconfiara, lo amenazaban con cortarle el suministro si no permitía la revisión. Dos falsos operarios se presentaban y hacían una supuesta reparación por la que pedían 250 euros. Pero además aprovechaban que estaban dentro de la casa para robar: mientras uno de los falsos empleados distraía al propietario, el otro buscaba objetos de valor que sustraer.

Los Mossos han explicado en un comunicado que temen que haya más víctimas sin identificar, debido a que muchos ancianos no denunciaron o no se dieron cuenta de la estafa porque los detenidos se comportaban como si realmente fueran trabajadores del gas.