Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cruce de plantones entre los congresistas de EEUU y el Gobierno

Los representantes norteamericanos interesados por el conflicto catalán no llegaron a tiempo a Moncloa e Interior

Romeva y Puigdemont junto los congresistas norteamericanos, Dana Rohrabacher y Brian Higgins.
Romeva y Puigdemont junto los congresistas norteamericanos, Dana Rohrabacher y Brian Higgins. EFE

Ni desayuno en La Moncloa con las embajadoras especiales de Mariano Rajoy sobre el conflicto catalán, ni café en el Ministerio del Interior con el secretario de Estado ni encuentro por la tarde con el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis. Los dos congresistas norteamericanos que pasaron el fin de semana en Barcelona y que se reunieron allí con distintas autoridades catalanas para conocer in situ mejor el proceso separatista protagonizaron este lunes en Madrid una jornada llena de plantones y desencuentros.

Al final de la jornada el ministro Dastis optó, ante los desplantes sufridos por altos cargos del Gobierno de Rajoy en La Moncloa e Interior, por delegar la cita en el director general para América del Norte, Fidel Sendagorta, que fue el único contacto del ejecutivo central con los congresistas norteamericanos. 

La noche del domingo los dos miembros de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, el polémico republicano de California Dana Rohrabacher, miembro del comité de exteriores y del subcomité para Europa, Euroasia y amenazas de emergencia en la Cámara de Representantes; y el demócrata de Nueva York Brian Higgins, fueron agasajados en una cena en el Palacio de la Generalitat por el presidente Carles Puigdemont y varios miembros de su Gobierno.

Este lunes debían estar en La Moncloa a las 9.30 con varios altos cargos del equipo de Rajoy especializados en la situación política en Cataluña (las diplomáticas Cristina Ysasi y María Bassols) y a las 11.30 tenían otra cita con el secretario de Estado de Interior, José Antonio Nieto, porque se habían mostrado muy interesados en abordar asuntos de la lucha contar el terrorismo yihadista. Esos dos encuentros no se produjeron porque la delegación norteamericana llamó a última hora para anularlos con el argumento de que “la noche anterior habían trasnochado muchísimo”, según fuentes del Ministerio del Interior.

La reunión con Dastis y su equipo estaba programada para las 16.30 pero el ministro optó por no acudir en reciprocidad a los anteriores desplantes. Fuentes de la delegación norteamericana se negaron a proporcionar ninguna versión de esta accidentada visita. Oficialmente en el Ministerio de Exteriores se justificó esa ausencia por problemas de agenda.

Más información